Archivo de la etiqueta: Viño ecolóxico

Benigno Pereira (Pereimos 2007): “Hacer un vino ecológico va en el ADN de nuestra bodega”

Benigno Pereira Ramos mostrando una botella del Corga Brancellao ecológico premiado. A la derecha, capturas de pantalla de las referencias a este vino que figuran en el última edición de ‘The WIne Advocate’.

Pocas veces un jugador llega a primera división en un abrir y cerrar de ojos. Detrás tiene que existir un talento innato capaz de sobresalir a base de estrictos entrenamientos y perseverancia. Algo así es lo que le acaba de pasar al Corga Brancellao ecológico con la guía de Robert Parker. En apenas seis años de andadura, la bodega Pereimos 2007 (Pobra de Trives) ha conseguido que cuatro de sus vinos figuren en The Wine Advocate, la revista que publica cada dos meses el prestigioso crítico estadounidense. “No hay muchos varietales embotellados, por eso es interesante verlo desnudo, sin roble, ni maquillaje. Tiene un 13º de alcohol y una frescura notable, un cuerpo medio y taninos finos”, recalca Luis Gutiérrez, catador de Parker en España. Certificada por el Craega desde 2014, la bodega con raíces en la Ribeira Sacra no esperaba que los premios llegaran tan pronto y mucho menos este que la pone en la cumbre de la biblia enológica internacional. Hablamos con Benigno Pereira Ramos, propietario de Pereimos 2007. 

Su bodega se estrena en la guía Parker y además con muy buena puntuación. ¿Satisfechos?
Estamos muy contentos. Somos una bodega muy joven y es la primera vez que nos califican. Conseguimos colocar cuatro de seis vinos y todos con una puntuación por encima de 90 (en un baremo de 50 a 100, equivale a excelente). Además es importante porque las catas se hacen de forma anónima, sin que ni siquiera te enteres.

Aparecer en la biblia de los vinos marca un antes y un después, también desde el punto de vista comercial… 
Salvo que el nuestro sea un caso atípico, figurar en la guía Parker te lleva a la primera liga de los vinos a nivel mundial y te abre muchas puertas. Para cualquier importador o distribuidor, encontrarte en esta publicación supone una garantía. En todo caso, nosotros queremos seguir siendo humildes y que nuestro producto sea asequible. A la botella de Corga Brancellao ecológico, Luis Gutiérrez le da un valor estimado de 40 €  y nosotros lo estamos vendiendo a un precio más económico.

¿Qué características tiene el Corga Brancellao?
Es una apuesta arriesgada porque no muchas bodegas vinifican esta variedad por sí sola. Que nosotros sepamos, es la primera vez que sale al mercado. Para empezar, lo que pretendíamos era mostrar el brancellao con toda su naturalidad. Se trata de un tipo de uva muy especial, autóctona de Galicia, y con una extensión de cultivo minoritaria. La nuestra se encuentra en el valle del Bibei (Pobra de Trives). La ventilación de esa zona es precisamente la que nos permite trabajar en ecológico, aplicando muy poco tratamiento y llevando el fruto al punto de maduración adecuado. El resultado es un monovarietal, brancellao 100%, joven, añada 2018, pero que no tuvo contacto con maderas, y 100% ecológico.

¿Producir vino ecológico es un reto arriesgado?
Nosotros no estamos en el mundo del vino para hacer muchas cosas. No queremos ser una bodega grande, sino una gran bodega. Y aquello que hagamos, hacerlo bien. Es decir, aplicar buenas prácticas tanto en el cuidado del viñedo como en el proceso de elaboración. En síntesis, respetar los principios de la agricultura ecológica. Puede que sacrifiquemos cantidad de producción, pero no entendemos otra manera de trabajar la tierra. Nos va en el ADN. Además, en el caso del valle del Bibei, podemos hacerlo así. Tenemos otras variedades sin certificación y están sometidas exactamente al mismo sistema de producción. Pero como las fincas no son de nuestra propiedad, no tienen el sello. 

¿Cómo les está afectando la crisis de la COVID-19?
Las ventas están paralizadas. Aunque hay cierto despertar y, con la desescalada, comenzamos a recibir pedidos, la mayoría de nuestros clientes (viñotecas y hostelería especializada) siguen cerrados. Producimos unas 10.000 botellas al año y, con esta cantidad tan pequeña, no llegamos a las tiendas de alimentación. Esos datos que hablaban de la subida de las ventas de vino durante el confinamiento se referían a las bodegas que están posicionadas en los lineales de los supermercados.

¿Son buenas las expectativas a partir de ahora?
Si el país sigue abriéndose, sí. Tenemos que continuar creciendo poco a poco hasta que la bodega sea rentable. Junto con premios que recibimos por otros vinos convencionales, la puntuación de la guía Parker es un empujón muy importante. No estamos preocupados porque nuestra producción es corta y sabemos que la acabaremos sacando adelante.

¿Cómo va el vino este año?
De momento, muy bien. Hasta que metes la uva en la bodega no sabes muy bien cuál va a ser el resultado, pero ahora mismo tiene una pinta estupenda. Si todo sigue igual, podemos augurar una cosecha excelente.

Evaristo Rodríguez (Abadía da Cova): “No es cierto que el vino ecológico tenga menos calidad”

Evaristo Rodríguez-Abadía da Cova-Adegas Moure
Evaristo Rodríguez (segundo por la izquierda), gerente de Adegas Moure, durante la presentación de la última cosecha. Foto: Adegas Moure

Corría 2010 cuando Abadía da Cova presentaba su primer vino ecológico certificado por el Craega. Nueve años después el hijo más mimado de Adegas Moure acaba de hacerse con el Acio de Oro en las Catas de Galicia 2019. Organizado por la Consellería do Medio Rural, el certamen reconoce cada año los mejores vinos y aguardientes que se producen en la comunidad. A la hora de elegir ganador de la categoría orgánica, el jurado se fijó en una variedad de la D.O. Ribeira Sacra. Detrás del galardón hay una empresa con sólidos valores que inició su andadura hace casi un siglo en O Saviñao. Hoy es una de las imágenes más reconocidas de la zona. Hablamos con Evaristo Rodríguez, gerente de Adegas Moure.

¿Por qué Abadía da Cova decide iniciar su aventura con lo ecológico?
Siempre hemos tenido una filosofía de respeto al medio y así se mantiene en la etapa que vivimos ahora de relevo generacional, incluso con más incidencia. Aplicamos los mismos principios a la hora de realizar tratamientos o hacer elaboraciones, tanto en convencional como en ecológico. Pero no tenemos todo certificado por las características de nuestras parcelas. Conseguir productos sanos y respetuosos con el medio y con la naturaleza son conceptos que están pegados a nuestra marca. Y pienso que es algo fundamental para cualquiera que tenga sensibilidad por el mundo vinícola y en particular para los que trabajamos todos los días en el sector agrario. El cambio climático está ahí.

Una aclaración para profanos, ¿cuál es la diferencia entre un vino eco y uno convencional?
Las principales diferencias están más en la viticultura que en la elaboración. Hay quien tiene la necesidad de hacer vinos naturales y sanos, y además de calidad. Lo más reseñable es la sensibilidad que muestra lo ecológico con el medio: no se emplean herbicidas y los tratamientos son menos agresivos.

En Galicia, es particularmente difícil producir vino eco
Sí. Tenemos una viticultura con bastante riesgo. La humedad y la temperatura provocan que proliferen los hongos y, por si acaso, uno intenta preservar la cosecha con lo que tenga a mano. También es cierto que en la convencional, a veces, usamos cañones para matar moscas. Cuanto más agresivos sean los productos que utilizamos, más desequilibrio provocamos. Es decir, hacemos a las plantas más sensibles a las enfermedades y más resistentes a los tratamientos. En ecológico, la viticultura es mucho más respetuosa. Hay productos fitosanitarios certificados que funcionan muy bien frente a algunas dolencias. En este sentido, estamos en una etapa de grandes cambios.

¿Qué matices de sabor definen al vino premiado?
Es un vino afrutado, ligero, natural… Refleja muy bien las características del suelo en el que se produce. Es muy mineral. También se trata de un vino menos corpulento que otros porque no se puede arriesgar buscando grandes maduraciones y que aparezca botritis (un hongo que pudre las vides). En resumen, es muy fácil de beber, muy en boga con lo que se demanda hoy en día en el mercado. Nosotros queremos ir en esa línea también con otras variedades, sobre todo con los vinos jóvenes. En realidad, esa es la vocación típica en nuestra zona. La Ribeira Sacra da una mencía muy afrutada, acorde con la vida del paisano antiguo.

Evaristo Rodríguez, izquierda, con Núñez Feijóo y Francisco López Valladares, presidente del Craega, mostrando el premio de las Catas de Galicia 2019. A la derecha, foto del Abadía da Cova Ecológico galardonado.

¿Cuál es la diferencia entre los vinos de la Ribeira Scra y los de otras zonas de España?
Aquí no tenemos que envejecerlos para que sean bebibles. En muchas zonas de España se trabaja con variedades que son más ásperas, con más cuerpo… Y por lo tanto hay que abordar procesos de elaboración más largos, en particular con los crianzas. Todo depende del estilo de vino, de la variedad, de su grado de maduración… Salvo que se sometan a fermentaciones especiales, es muy difícil que resulten bebibles. Por eso, son fundamentalmente de barrica. Sin embargo, los de la Ribeira Sacra tienen otro tono que viene marcado por las características del suelo y la climatología. Son vinos porosos, afrutados, ligeros, ideales para diferentes combinaciones que tenemos en nuestro territorio.

¿Hacia dónde les gustaría que evolucionara la producción eco de Adegas Moure?
Queremos que toda nuestra producción vaya por esa vía. Pero nos resulta muy difícil, sobre todo por la gran parcelación que hay en los viñedos. Nuestras fincas son pequeñas, antiguas y están rodeadas por terrenos de otros propietarios que, en muchos casos, trabajan en convencional. En estas circunstancias es muy difícil conseguir la certificación.

Al igual que sucede con otros productos, ¿en el caso del vino orgáncio también se percibe un incremento de la demanda?
Nuestro vino ecológico se agota, aunque no es de los que tiene más tirada (5.200 botellas en 2018). Por el momento la demanda procedía del mercado internacional, pero ya notamos que aquí hay cada vez más gente que lo pide. No es cierto que el vino ecológico tenga menos calidad. Esa idea ha quedado atrás. Estamos encantados con el Abadía da Cova ecológico, nos parece muy bueno y está a la altura de cualquiera de nuestros vinos jóvenes. De algún modo, el premio de las Catas de Galicia viene a refrendar lo que pensamos.

¿Con qué marida bien este vino?
Con pulpo, con cocido… Con cualquiera de los combina a la perfección. Al ser un vino tan ligero y fresco, se puede beber más de un vasito.