Archivo de la etiqueta: COVID-19

El Craega aprueba una rebaja de tasas del 20% a causa de la COVID-19

Los operadores ecológicos se beneficiarán de una reducción del 20% en la tasa que abonan semestralmente en concepto de declaración de ventas. Es la decisión que adoptó el Pleno del Consello Regulador da Agricultura Ecolóxica de Galicia (Craega) en la sesión celebrada el pasado 16 de junio. Con esta medida, el órgano rector pretende ahorrar costes a las empresas certificadas y contribuir así a la reactivación del sector tras el parón económico derivado de la COVID-19.

Aprobado de forma excepcional para paliar los efectos de la pandemia, el descuento se aplicará en la tasa correspondiente al primer semestre de 2020. En virtud del acuerdo, los inscritos ingresarán al Consello el 0,4% del importe total de sus ventas -excluido IVA- en lugar del 0,5%, tal y como se venía haciendo hasta ahora. La modificación de la cuota se traduce en un recorte de un 20% en la exacción.

Desde el servicio de administración del Consello, ya se ha comenzado a solicitar a los inscritos la declaración de ventas con la rebaja extraordinaria incluida. Los operadores tienen de plazo hasta el 1 de septiembre para realizar el pago.

Decretado el 14 de marzo y vigente en Galicia hasta el 15 de junio, el estado de alarma tuvo un fuerte impacto en la actividad empresarial. En el sector agroalimentario, el cierre de los canales de distribución convencionales (hostelería y mercados tradicionales) se tradujo en caídas de ventas por encima del 50% o incluso en la suspensión total de las transacciones.

La mitad de los operadores ecológicos confía en que su negocio se recupere en 2021

La mitad de los operadores ecológicos confía en que su negocio funcione a niveles precrisis en 2021 y un 37,5% adelanta la recuperación al segundo semestre de este año. Por el contrario, los más pesimistas -12,5%- sostienen que nunca podrán sobreponerse. Son los resultados de una encuesta que el Consello Regulador da Agricultura Ecolóxica de Galicia (Craega) acaba de realizar sus inscritos para evaluar el impacto de la COVID-19.

Aunque la actividad de la cadena de abastecimiento alimentario se consideró esencial durante la vigencia del estado de alarma, el sector eco gallego no fue ajeno al parón que el coronavirus supuso en el conjunto de la economía. El cierre de la hostelería y la suspensión de los mercados tradicionales pusieron en serios aprietos a los operadores.

Algo más de la mitad de los encuestados (53,7%) disminuyó su facturación a causa de la pandemia en relación con el mismo período de 2019. En el 40,4% de los casos las ventas cayeron al 50% o más. En el sector ecológico gallego existe, sin embargo, un amplio porcentaje de inscritos (41,5%) que se mantuvo en niveles semejantes a los del mismo período del año anterior. Fueron pocos (4,9%) los que lograron mejorar sus resultados.

Por su propio perfil de actividad, las industrias sufrieron en mayor medida la parálisis ocasionada por la crisis sanitaria. El 76,5% vio reducidos sus ingresos de forma significativa con respeto al ejercicio precedente. Con canales de distribución más asentados (exportación y/o grandes cadenas de supermercados), este subsector también se perfila en el sondeo como el que más elevó ventas en este período (5,9%).

El cierre de la hostelería y la cancelación de ferias agroalimentarias tuvieron un fuerte impacto tanto en las cuentas como en las estrategias de promoción de los operadores, en particular en el subsector de las industrias. La suspensión de actividad en restaurantes y alojamientos afectó ‘mucho’ o ‘bastante’ al 50% de los encuestados. Porcentaje que sube hasta casi el 53% cuando se pregunta por la huella que ha dejado la cancelación y/o aplazamiento de ferias. 

A la hora de hacer balance, tanto productores como industrias se muestran optimistas y la mitad confía en que la situación se encuentre subsanada en 2021. Algo menos del 40% adelanta la recuperación al segundo semestre de este año. La reducción de actividad para sostener en pie los negocios está encima de la mesa para el 66,7% de los encuestados, mientras que el 33,3% baraja cerrar definitivamente.

 

CASI El 12% APUESTA POR EL TELETRABAJO. En los últimos tres meses, casi el 12% de los encuestados aplicó medidas para implantar el teletrabajo en su empresa, opción que tuvo especial peso en las industrias (26,7%) por su propia estructura de organización interna. También fue este subsector el único que se acogió a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para hacer frente a la pandemia. A esta figura recurrieron el 6,7% de los que cubrieron el sondeo del Craega.

Cierto es que, el 82,4% de los operadores que contestan no se vieron en la necesidad de imponer ningún tipo de medida excepcional. En la otra cara de la moneda, se encuentra ese 5,9% de inscritos que aumentó su plantilla a causa de la demanda de determinados productos durante lo estado de alarma.

VENTA ONLINE. La COVID-19 ha dado el empujón definitivo al e-commerce. El 89% de los operadores encuestados no disponía de este servicio antes de la crisis y un 12,3% lo puso en marcha durante lo estado de alarma. El nuevo escenario que se presenta con la ‘nueva normalidad’ ya hace pensar al 31,3% en la apertura de un servicio de venta online a corto-medio plazo.

Iniciativas como la que impulsó el Craega para elaborar una guía de operadores con venta online (y servicio a domicilio) es valorada positivamente en el 46,3% de los casos. Mercaproximidade (proyecto de la Xunta para dar salida al producto agroganadero gallego) también ha tenido buena acogida entre los operadores ecológicos. Un 31,1% se muestra ‘satisfecho’ o ‘muy satisfecho’ con este plan auspiciado por Medio Rural.

REFUERZO DEL PRODUCTO ECOLÓGICO. En líneas generales, los operadores encuestados ponen de relieve que la pandemia tuvo un efecto desigual en su actividad. La mitad señala que le afectó ‘bastante’ o ‘mucho’. El porcentaje restante valora el impacto de la crisis de la siguiente manera: ‘algo’ (35,4%); ‘casi nada’ (9,8%) o ‘nada’ (4,9%).

A la vista de las ventajas que tiene para salud el consumo de productos ecológicos, la COVID-19 puede servir, a juicio de los encuestados, para reforzar la su posición en los mercados. Para el 29,3% su protagonismo aumentará de manera ‘muy’ o ‘bastante importante’, mientras que el 39% asegura que lo bio cobrará ‘algo’ de peso.

El Craega habilita un sistema de cita previa a causa de la COVID-19

El Consello Regulador da Agricultura Ecolóxica de Galicia (Craega) ha retomado ya totalmente su actividad tras el paréntesis derivado de la COVID-19. Para evitar aglomeraciones y organizar de forma adecuada la atención al público, el Consello ha decidido establecer un nuevo sistema de cita previa en las oficinas centrales de Monforte de Lemos (ronda Mª Emilia Casas Baamonde, s/n – Edificio Multiusos).

Este método pretende minimizar los riesgos de exposición al coronavirus reduciendo los contactos entre personas. Además, aquellos que no puedan resolver sus dudas de forma telemática tendrán ocasión de elegir el día y la hora para ahorrar tiempo. La cita puede tramitarse a través de estas dos vías con un mínimo de 48 h de antelación:

  • Correo electrónico: craega@craega.es
  • Teléfono: 982405300
  • Horario: 08.00 – 15.30 h | 16.30 – 19 h  (de lunes a viernes).

Al igual que sucede en los principales inmuebles de titularidad municipal, en el Edificio Multiusos se mide la temperatura corporal de todos los usuarios que acceden a las instalaciones. Enlace a la web del Concello de Monforte: https://bit.ly/2UVHD2t

El Craega dona a los bancos de alimentos leche, conservas vegetales y de pescado con sello eco

Tres de los palés de leche ecológica que ha recibido el Banco de Alimentos de Santiago

El Consello Regulador da Agricultura Ecolóxica de Galicia (Craega) ha puesto en marcha una campaña solidaria para contribuir a paliar el impacto de la crisis sanitaria y económica generada por la COVID-19 entre las personas con menos recursos. Más de nueve mil litros de leche, 4.416 latas de conservas de pescado y mariscos y otras 3.030 vegetales -todos ellos productos ecológicos certificados- acaban de llegar a los cuatro bancos de alimentos de la comunidad, centros que están ofreciendo una respuesta a los que sufren con más intensidad los efectos devastadores de la pandemia.

El organismo que controla y certifica la agricultura ecológica en Galicia quiere así poner su grano de arena para aliviar la grave situación en la que se encuentran las personas y colectivos vulnerables que buscan amparo en las entidades sociales. En total, el donativo a los bancos de alimentos incluye 9.000 litros de leche, 3.408 latas de sardinas en aceite de oliva eco, otras 1.008 de mejillones en escabeche eco y 3.030 unidades de conservas vegetales con sello.

Con presencia en Lugo, Vigo, Ourense y Santiago, la Federación Gallega de Bancos de Alimentos (Fegaban) detectó desde el estallido de la crisis el incremento de la demanda. Además de redoblar esfuerzos para hacer frente a la emergencia, estableció líneas de colaboración con instituciones de diversa índole con el objetivo de multiplicar su capacidad de respuesta. Lo que solicitan básicamente son productos básicos de alimentación -no perecederos- atendiendo a las carencias identificadas en los hogares y organismos con los que colaboran. Considerando sus necesidades, el Craega priorizó la entrega de leche, conservas vegetales y de pescado, productos que fueron repartidos equitativamente entre los cuatro centros.

¿QUÉ ES EL CRAEGA? El Consello Regulador da Agricultura Ecolóxica de Galicia (Craega) es una autoridad pública que se fundó en el 1997 para aplicar el sistema de control de la agricultura ecológica en la comunidad.

La producción ecológica está regulada por una normativa europea -Reglamento (CE) 834/2007- que establece las normas de producción, transformación y etiquetado. Además estipula como controlar todas y cada una de las fases de producción y elaboración del producto, desde el origen hasta que llega a manos del consumidor.

DESCARGAR NOTA DE PRENSA

Encuesta para evaluar el impacto de la COVID-19 entre los operadores del Craega

El Craega está elaborando una encuesta sobre el impacto de la crisis de la COVID-19 entre los operadores ecológicos. El objetivo es dar respuesta a las necesidades que puedan surgir en el sector a causa de la pandemia.

Difundida por correo electrónico entre los más de mil inscritos en el Consello, el sondeo cuenta con una línea para productores y otra para industrias. Además de cuestiones relacionadas estrictamente con los efectos económicos del estado de alarma (facturación, gestión de los recursos humanos, etc.), también se incluyen preguntas relacionadas con la comercialización (venta online) y la promoción (suspensión de ferias).

A modo de cierre, se solicita a los participantes una valoración sobre la proyección del producto ecológico tras la crisis.

El Craega facilita el suministro de 21.500 mascarillas a empresas y operadores ecológicos

El Consello ha puesto a disposición de los operadores mascarillas quirúrgicas (de un solo uso).

El Consello Regulador da Agricultura Ecolóxica de Galicia (Craega) acaba de iniciar el envío de algo más de 21.500 mascarillas a los operadores inscritos que así lo solicitaron. La escasez de material de protección individual para frente a la pandemia de la COVID-19 y las dificultades para adquirirlo a un precio razonable, ha llevado a la entidad a participar en una compra agrupada en colaboración con la Xunta.

Además de garantizar la protección de los trabajadores del sector y la seguridad alimentaria, la iniciativa permite a los inscritos en el Craega obtener material a un coste adecuado. De hecho, los operadores abonan la misma cantidad que el Gobierno autonómico.

Este reparto, realizado a través de la plataforma logística de la Xunta (Clonegal), está llegando no sólo al sector de la alimentación y las bebidas, sino también a las distribuidoras, metalurgia, construcción, ingeniería, madera, pizarra y gratino, energías renovables, cooperativas agrarias, call centers y comerciantes.

Al margen de sumarse a compras agrupadas, el Craega mantiene contacto permanente con la Consellería de en medio Rural -a través de videoconferencias y otros medios telemáticos- para analizar la situación del sector y articular nuevas vías de colaboración.