Archivo de la categoría: Reportaxe

Trasdeza Natur: una huerta ecológica de premio

María José Tallón García (Trasdeza Natur) sosteniendo la distinción que le ha otorgado el Ministerio en los XI Premios de Excelencia a la Innovación para Mujeres Rurales. Foto: MAPA

El Agader 2018, el segundo premio Semente Ribeira Sacra y ahora el que otorga el Ministerio de Agricultura a las mujeres rurales con mejores ideas. María José Tallón García, fundadora de Trasdeza Natur, no deja de recibir reconocimientos por la huerta ecológica que montó en Silleda (Pontevedra). “Es el resultado de mucho esfuerzo y trabajo. Tenemos muy claro el modelo de negocio que debemos seguir”, señala. Certificado por el Craega y con un sistema pionero para deshidratar frutas y verduras con energía solar, su proyecto la llevó a recoger días atrás en Madrid el tercer galardón de los XI Premios de Excelencia a la Innovación para Mujeres Rurales en la categoría de actividad agraria.

Tallón siempre supo que ámbito rural, agricultura ecológica y tecnología sostenible pueden ir de la mano. En 2016, se quedó sin trabajo y fue entonces cuando comenzó a pensar en la finca familiar como opción de autoempleo. Economista de formación, para profesionalizar la explotación de alrededor de 6.000 m2 hizo una inmersión inicial en el sector primario a través de varios cursos y talleres que le dieron una visión más técnica. Quería cultivar vegetales sin tratamientos químicos, pero también transformar el producto para llegar a nuevos nichos de mercado.

“Montamos el obrador y nos dimos cuenta de que la deshidratación era la forma de transformar que más respeta el producto natural porque conserva la mayoría de sus propiedades”, explica. No fue sencillo encontrar una tecnología que cumpliera con su filosofía. Después de hacer contactos en Centroamérica, Tallón dio con una solución mucho más cerca, en la Universidad de Santiago (USC). En la Facultad de Física estaban trabajando con un prototipo de secadero solar para algas y se pusieron de acuerdo para adaptarlo a su huerta.

En uno de los extremos de la huerta ecológica se sitúan los paneles solares que abastecen el taller.  Foto: TN

En 2017, Trasdeza Natur comenzó con la transformación de producto. “Fuimos mejorando la máquina de la USC poco a poco y adaptándola a nuestras condiciones con el objetivo de conseguir autonomía y huella de carbono cero”, añade. Aprovechando la energía solar y sin emisión alguna, lo que obtiene son frutas y verduras deshidratas con sello ecológico para consumir con yogur, cereales o como snack saludable.

LOS EFECTOS DE LA COVID. La pandemia en Trasdeza Natur tiene un doble efecto: ralentizó proyectos a punto de ver la luz y ha dado un discreto empujón a las ventas online. “Notamos más interés a nivel local, pero es cierto que mucha gente de la ciudad vino al rural durante el confinamiento y cultiva su propia huerta”, comenta Tallón. A su clientela, fundamentalmente de la zona, le sirven hortalizas y frutas de temporada en formato fresco y deshidratado. Pueden comprar a través de la web y recibirlo en la casa (servicio en Silleda y alrededores).

En un futuro, su intención es continuar desarrollando la tecnología que tanta fama le ha dado al proyecto y sacar nuevos productos deshidratados y en mayores cantidades.

LA CERTIFICACIÓN. La huerta de Silleda nació con la convicción de que lo sello del Craega era una de sus piedras angulares. “Para nosotros es una garantía de calidad. Es una manera de cerciorarte de que haces las cosas bien porque hay un agente externo que, con un punto de vista oficial, certifica que es así”, recalca Tallón.

“En el rural hay muchos caminos por explorar y ahora debería estar más vivo que nunca. Emprender es viable y da muchas satisfacciones. Sólo el hecho de estar en contacto con la naturaleza genera tranquilidad”, concluye para animar a las nuevas generaciones.


La laguna, una depuradora natural para el riego

El proyecto sostenible de Trasdeza Natur cuenta también con una laguna para reutilizar el agua del taller y destinarla al riego. Con el objetivo de evitar vertidos al terreno o a la cuneta, se optó por instalar un sistema de depuración con plantas que permite eliminar los residuos sin dañar el medio ambiente y además darle un nuevo uso al agua.

De hecho, la empresa cuenta con el sello de calidad turística en destino (categoría turismo industrial) y, periódicamente, recibe visitas de centros escolares, escuelas técnicas, profesionales, etc. Las entradas se pueden comprar en la web.

La laguna está totalmente cubierta de plantas y funciona como un filtro verde. Foto: TN

El vacuno ecológico entra en el laboratorio para buscar productos ‘gourmet’

La carne de vacuno ecológico se somete a diferentes tratamientos en los laboratorios del Ceteca.

La refrigeración moderna ha ido dejando en el olvido el arte de curar y conservar ciertas carnes. Hoy aquellas preparaciones tradicionales tienen únicamente un objetivo gastronómico y, de hecho, en algunos casos se se han convertido en joyas del mercado gourmet. Echando un ojo a costumbres ancestrales y con la vista en nichos emergentes, el Craega ha puesto en marcha un estudio para elaborar cecina y tasajo de vacuno ecológico en colaboración con el Centro Tecnológico de la Carne (Ceteca). Las primeras pruebas de embutido acaban de salir del laboratorio, pero aún habrá que esperar un poco más para encontrar el resultado en el mercado.

El sector no atraviesa su mejor momento. Los cambios en los hábitos de consumo, las supuestas amenazas que supone para el medio ambiente y la crisis de la COVID-19 ponen contra las cuerdas a las ganaderías de vacuno de carne. A pesar de que la certificación constituye un valor añadido, las 167 explotaciones inscritas en el Consello no son ajenas a esta realidad. En 2019 produjeron 228,23 toneladas (peso en canal) y las ventas certificadas ascendieron a 2,2 M€, el 14,3 % del segmento de carnes y derivados.

La necesidad de buscar nuevos mercados ha empujado al Craega a estudiar el potencial de embutidos ecológicos como alternativa para un sector en apuros. Con un fuerte arraigo en Extremadura y Castilla y León, en Galicia la elaboración de cecina es mínima y de la de tasajo no hay constancia. Y eso a pesar de que es la tercera comunidad que más carne produce de España.

Muy apreciados en ambientes gourmet, la producción de los dos preparados en versión eco favorecería la competitividad de un sector que, al abrigo de la demanda de variedades de calidad diferenciada, vería cómo se revaloriza la materia prima. Además de los aspectos económicos, abrir esta nueva línea de negocio serviría para contribuir al desarrollo sostenible del medio rural y mejorar la autoestima de los ganaderos.

El equipo directivo del Craega con su presidente, Francisco López Valladares, al frente, en una de las reuniones preliminares con personal del Ceteca.

ENSAYOS CON RAZAS AUTÓCTONAS: CACHENA, RUBIA GALLEGA Y FRIEIRESA. En marcha desde hace más de un año, el proyecto involucra a tres de los pilares de la cadena alimentaria: ganaderos de vacuno eco, industria transformadora y distribución. En la etapa preliminar (ya finalizada), un equipo integrado por técnicos de ambas entidades eligió las granjas certificadas que cumplían los requisitos para participar en la investigación. Para las pruebas se decidió emplear tres razas autóctonas criadas en ecológico: cachena, rubia gallega y frieiresa. Después se seleccionaron cabezas de ganado de cada variedad para someterlas a un estricto programa de control veterinario, además de verificar que quedaban satisfechas las exigencias de la propia certificación del Craega.

Con el objetivo de identificar un canal tipo de cada raza, una vez sacrificadas las reses se tomaron muestras y se realizaron análisis físico-químicos y sensoriales de las piezas. Este paso es fundamental para fijar unos criterios que sirvan para homogeneizar el trabajo de los ganaderos interesados en producir embutidos bio en un futuro.

El Ceteca ya concluyó la primera prueba de embutido y está trabajando en la siguiente. La segunda muestra de tasajo estará lista alrededor de marzo de 2021 y la de cecina en julio. En los dos casos el proceso incluye salado, postsalado, curación y ahumado. Lo que varía son los tiempos de elaboración. A continuación, y una vez realizadas los análisis físico-químicos pertinentes, se concretará la calidad diferenciada de los preparados.

Con cierre previsto en otoño de 2021, en la fase final Craega y Ceteca efectuarán una evaluación económica del proyecto. Además de analizar los costos de elaboración, se encargarán de calcular los beneficios de producir embutidos eco con valor añadido frente a la comercialización de carne en canal. Ya por último, se activará un plan de difusión para acercar la iniciativa al sector ganadero.


Que es la cecina?

Embutido procedente de carne de vacuno (o en ocasiones de carne de bovino) perteneciente a las extremidades posteriores del animal. La pieza se somete la un proceso de salado, ahumado o curado en un ambiente natural. Para la cecina, las piezas de carne tienen que ser frescas, enteras y de añojo. Se conoce desde muy antiguo entre los campesinos leoneses, castellanos y extremeños. En la Edad Media era un bocado de reyes y su consumo se generalizó en el campo en los siglos XVI y XVII.


Que es el tasajo?

Es una carne seca condimentada, en concreto un corte de vacuno casi siempre ahumado con leña. En Toledo se elabora con ciervo y en la comarca de La Vera (Extremadura), con cabra. Hoy se consume como alternativa a los embutidos. De sabor intenso, es un producto con múltiples posibilidades en la gastronomía.

La despensa del mejillón bio está en Galicia

El Craega registró 3.124 toneladas de mejillón ecológico en 2018, casi el 60% de lo que se certifica en el conjunto del Estado.

Con 2.500 km de costa, Galicia es líder absoluto en acuicultura bio de España. El monopolio recae en la ría de Arousa, a más extensa del Estado. Salvo un mínimo porcentaje procedente de la ría de Aldán (Cangas do Morrazo), de ese laberinto escarpado de islas y arrecifes salieron las 3.124 toneladas que el Craega registró en 2018. Según el informe sobre producción ecológica que el Ministerio de Agricultura publicó recientemente, el noroeste peninsular mantiene el monopolio en acuicultura y absorbe el 59,4 % de lo que se certifica en el conjunto del Estado. En algas con etiqueta verde, Galicia también se sitúa en cabeza. De las 721 toneladas que se comercializaron en el país, 636 tenían aquí su origen.

Del mejillón ecológico y de cómo se fue haciendo un hueco en el mercado internacional sabe mucho Juan Carlos Juncal Piñeiro. Presidente de la Asociación de Produtores Mexilloeiros San Amaro y vocal del Craega, conoce como pocos los 230 km2 de la ría de Arousa. Pioneros en la producción del molusco con sello, en ese rincón singular del litoral gallego el colectivo gestiona 41 bateas repartidas en manos de 26 socios.

“Los principios fueron dífíciles. Comenzamos certificando dos bateas para industria y el primer año sólo vendimos el 20% de la producción. El resultado no pagaba el esfuerzo, pero era una apuesta de futuro con un producto innovador”, recuerda Juncal. La primera gran eclosión llegó en 2013. San Amaro empezó a vender fresco para Francia, un país con niveles de consumo ecológico muy elevados. La entrada en el mercado galo ejerció un efecto llamada y, al colectivo con sede en Vilanova de Arousa, se sumaron miembros de otras organizaciones, primero los de la Rianxeira y, más tarde, los de A Illa. Conscientes de las dificultades para introducir el bivalvo en los circuitos comerciales, después se inscribió también algún cocedero de mejillón y alguna depuradora, algo que sirvió para darle el ánimo definitivo al sector.

El mercado del mejillón eco se encuentra en un estado embrionario. “Aunque tres mil toneladas parezca una gran cantidad, supone poco más del 1 % del mejillón gallego comercializado. Partiendo de la calidad de las aguas, hoy en día se podría certificar más de un 90 % de nuestro molusco”, añade.

Fuente: ‘Agricultura ecológica. Estadísticas 2018’, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

FRANCIA, El MERCADO MÁS APETITOSO. Francia es el tercer mercado de alimentos ecológicos a escala mundial y el noveno que más gasta al año en productos bio per cápita (101 €). Son datos de un informe del ICEX, en el que también se pronostica que el sector aspira a alcanzar los 12.000 millones de euros en 2020.

En Arousa fueron capaces de percibir las oportunidades de un país que hizo del mejillón fresco -no disponible en su mercado- una de las estrellas de su despensa. El sello del Craega resultó fundamental para abrirse camino. Además de suponer un valor añadido, la certificación “nos permitió conseguir estabilidad tanto en precio como en ventas”, explica el presidente de San Amaro.

Desde las Rías Baixas auguran que el futuro del molusco pasa por convertirse en ingrediente de platos elaborados, en consonancia con la tendencia de los mercados. Hoy se comercializa de manera muy semejante al convencional, tanto en conserva como en fresco. Este último es el que más demanda registra en el seno de San Amaro, algo que desde la agrupación atribuyen a que, con este formato, tiende a identificarse con un producto gourmet

Juan Carlos Juncal Piñeiro, presidente de la Asociación de Produtores Mexilloeiros San Amaro

DIFERENCIAS ENTRE MEJILLÓN BIO Y CONVENCIONAL. La calidad del agua es el principal criterio a la hora de establecer los límites entre el mejillón bio y el convencional. Según estipula la normativa de acuicultura ecológica, el molusco con etiqueta verde debe producirse en polígonos situados en zona sanitaria A o B (alta calidad). De analizar la calidad del agua se ocupa el Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño de Galicia (Intecmar).

Con el peso que tiene el entorno para el sector bateeiro, Juncal hace hincapié en que el mayor reto para los productores y los marineros de las rías gallegas “es conservar el medio en el que trabajamos, evitando que los intereses de empresas y personas sin escrúpulos los deterioren de forma irreparable”.

A corto-medio plazo, todo apunta a que se irán creando pequeños grupos de productores que asumirán la gestión de 20 o 30 bateas a fin de amortizar recursos y sacar mayor rendimiento a la producción.

Mejillón al margen, el también vocal del Craega ve más allá y apela a la Administración para que fomente el consumo de productos ecológicos. En esta línea urge medidas como la puntuación de los alimentos bio en los concursos de comedores gestionados por los poderes públicos o la aplicación del IVA superreducido.

Galicia encabeza la producción de carne avícola y cerró 2018 con un balance de 1.078 toneladas.

LÍDER EN LECHE Y CARNE AVÍCOLA. El informe del Ministerio de Agricultura pone de relieve que Galicia sigue ganando peso en producción ecológica año tras año. La superficie dedicada a este tipo de cultivo creció un 7,9 % solo en un ejercicio y, además, la comunidad logró encabezar ciertos sectores como la leche, la carne avícola, los huevos o la miel.

España sumaba 7.923 explotaciones ganaderas ecológicas en 2018, dos puntos más que en el ejercicio precedente. Con más de la mitad de las granjas certificadas del conjunto del Estado, Galicia lidera la producción láctea del país y anotó 15.697 toneladas de un total de 27.837. No obstante, cae hasta el quinto puesto en producción de carne. Únicamente 165 de las que hay en España se sitúan aquí y, de hecho, su peso en el balance es poco significativo: 207 toneladas frente a las más de 23.000 que computa el Estado en su conjunto.

En cuanto a ave de corral, Galicia también merece un lugar destacado. Por detrás de Cataluña, es la segunda comunidad con más explotaciones (30) de este tipo. Sí que encabeza, no obstante, la producción de carne avícola y cerró el año con un cómputo de 1.078 toneladas (de las 1.289 de España).

El informe del Ministerio también otorga un hueco te sobresaliente a los huevos ecológicos. De las 21 granjas inscritas en Galicia salieron 22.141 unidades, cifra que le atribuye la segunda posición en este segmento. Algo parecido sucede con la miel. Galicia presume de ser la tercera comunidad en suma de explotaciones (31). En ellas se reparten 14.562 colmenas que produjeron 170 toneladas de miel, cantidad que deja de nuevo a Galicia en el número tres de la lista.

Diez cosas que debes saber sobre el CRAEGA y la agricultura ecológica

El Consejo Regulador de la Agricultura Ecológica de Galicia (CRAEGA) se fundó en 1997 bajo el paraguas de la Consellería de Medio Rural. Es la única autoridad de control que certifica este modelo de producción en la comunidad.

1. ¿Qué certifica el CRAEGA?
Según la normativa europea de producción ecológica, el CRAEGA certifica productos agrarios de origen animal o vegetal (transformados y no transformados) destinados a la alimentación humana; piensos; material de reproducción vegetativa y semillas para cultivo; levaduras para consumo humano o animal; y productos de acuicultura ecológica (pescados, algas y moluscos). El Consejo no certifica pesca extractiva o caza.

2. ¿Qué es un producto ecológico?
Es lo que se obtiene a través de técnicas agrarias o ganaderas respetuosas con el medio ambiente y con el bienestar animal, según las directrices que establece la normativa europea. En agricultura ecológica no está permitido el uso de químicos de síntesis como fertilizantes, pesticidas, antibióticos, etc. De lo que se trata es de preservar el medio, mantener o aumentar la fertilidad del suelo y también de proporcionar alimentos con todas sus propiedades naturales.

3. ¿Cómo es el proceso de certificación?
Es muy sencillo. El primer paso es contactar con el CRAEGA y solicitar la inscripción en los registros. Una vez aprobada la petición, se inicia el proceso de certificación y el Consejo envía al aspirante un Plan de Auditoría. Conforme a este documento, el equipo técnico realiza una visita para evaluar el modelo de producción y el sistema empleado por el operador. Este paso es fundamental para asegurar el cumplimiento de los requisitos. En caso de que sea necesario, también se toman muestras. De la auditoría queda constancia mediante un acta. A continuación, se eleva el informe al comité de certificación, órgano independiente del Consejo.

4. ¿Para qué sirve el sello del CRAEGA?
El sello es la única garantía oficial de que un producto procede de una finca o industria sometida a las inspecciones y controles dictados desde la Unión Europea (UE). En España, se ocupa de su cumplimiento el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en la mayor parte de los casos a través de los consejos o comités autorizados por las diferentes administraciones autonómicas.

5. ¿Qué diferencias hay entre un producto certificado y un producto convencional?
Los productos que llevan el sello del CRAEGA tienen un carné de garantía. La certificación es el único amparo legal que acredita la compra de un producto ecológico de verdad, es decir, que cumple las normas. Además de los controles oficiales que se efectúan a todos los alimentos, los ecológicos son objeto de una certificación adicional que verifica la autenticidad de su origen y su trazabilidad.

6. ¿Qué otros sellos se pueden encontrar en un producto ecológico?
Además de la marca obligatoria que expide cada comunidad autónoma, los alimentos ecológicos certificados también deben incluir el logo europeo de producción ecológica. Este último se excluye en ciertos casos porque los alimentos no se encuentran en el ámbito de la legislación medioambiental de la UE (caza de animales salvajes o pesca extractiva).

7. ¿Por qué el CRAEGA cambia el logotipo?
El cambio de logotipo responde a una orden del Ministerio de Agricultura que afecta a todos los consejos reguladores con actividad semejante en el conjunto del Estado. En Galicia, entró en vigor el 26 de diciembre de 2018 en cumplimiento de una orden de la Xunta. De cara al consumidor, la modificación es casi imperceptible. El diseño (símbolos, formas, colores y tipografía) es casi igual. Lo único que varía es el vocablo situado en el extremo inferior: en lugar de “Galicia” pone “CRAEGA”.

8. ¿Existe un período de convivencia entre el viejo y el nuevo sello?
Sí. Hasta 1 de enero de 2021 -fecha en la que debe estar impuesta la nueva marca- pueden encontrarse en los puntos de venta productos con cualquiera de los dos logotipos. A partir de entonces, en el etiquetado sólo se podrá utilizar la nueva imagen del CRAEGA.

9. ¿Por qué el plátano de Canarias puede llevar el sello del Consejo?
El CRAEGA certifica el proceso de producción de la agricultura ecológica en cualquiera de sus fases: producción, transformación, envasado y comercialización. Puede certificar todas las etapas o solo una. Asimismo, su labor no está ligada a lo que sale de un territorio concreto, algo que sí avalan, sin embargo, una Denominación de Origen (DO) o una Indicación Geográfica Protegida (IGP). Veamos, por ejemplo, el recorrido de un plátano de Canarias que encontramos en la tienda con el sello del CRAEGA. Su viaje comienza cuando una empresa comercializadora inscrita en el Consejo -con su domicilio social en la comunidad- compra este producto en el archipiélago. Lo adquiere a granel y con el correspondiente certificado ecológico en origen. Una vez aquí, se ocupa de envasarlo y etiquetarlo con sus datos, como estipula la normativa de etiquetado.

Para que ese plátano salga a la venta como orgánico, le falta cumplimentar el último paso. La legislación europea es muy estricta y exige que todas y cada una de las fases del proceso -desde que se pone la semilla hasta que llega a la tienda- se controlen rigurosamente. El papel del CRAEGA en este caso es certificar que la cadena se cierra conforme estipula la normativa vigente. Cuando los auditores corroboran que se ajusta a las reglas, se activa el proceso para expedir el sello.

10. ¿Cuántos productos hay certificados?
Hay alrededor de 1.800 productos certificados de diferentes familias: productos vegetales, lácteos y derivados, carnes y derivados, conservas de pescado, productos del bosque y cosecha silvestre, huevos y derivados, piensos y alimentación animal, acuicultura y recogida de algas, etc.

La castaña eco, el sabor del otoño gallego

Es el fruto por excelencia de esta estación en Galicia. Las calles de los pueblos y de las ciudades desprenden un agradable olor a castaña asada y son numerosos los puntos de la comunidad donde celebran la cosecha acompañada del vino recién hecho en los populares magostos. Con todo, la castaña de producción ecológica, en progresiva expansión tanto en superficie como en volumen de negocio desde los comienzos del Craega, tiene un importante valor añadido respecto de la convencional: en todo el proceso, desde que se planta el árbol hasta su recolección, está prohibido emplear herbicidas u otro tipo productos químicos no autorizados por la normativa de producción ecológica, por lo que, además de sabroso y nutritivo, consumiremos un alimento más sano y más respetuoso con el medio ambiente.

CASTANEA SATIVA, EL ORIGEN. Castanea sativa es el nombre científico de este fruto, un alimento presente en las mesas gallegas desde tiempos inmemoriales, cuyo mayor desarrollo e implantación en España tuvo lugar durante la presencia de los romanos. En esa época las castañas se consumían asadas, crudas, secas o en harina y formaban parte de la dieta durante todo el año. Su proliferación en nuestro territorio se debe al clima, templado y húmedo, propicio para el desarrollo del castaño (Castanea sativa Mill.), como se refleja en el hecho de que la mayoría de los sotos del Estado se localizan en la zona noroeste y especialmente en nuestra comunidad.

A partir del siglo XVI, con la incorporación de la pataca y el maíz llegados de América y con el desarrollo de enfermedades del castaño, el fruto por excelencia del otoño quedó relegado con el paso de los años a un alimentos para las clases sociales más humildes y sus animales domésticos.

Con el paso del tiempo, su consideración fue cambiando hasta adquirir una imagen más sofisticada y su demanda fue protagonista de un auge procedente de la revalorización de los productos artesanos, así como su utilización en la alta cocina, hasta llegar a compartir mesa con selectas exquisiteces y a internarse en los principales mercados internacionales de muy diversas formas: fresca, muy apreciada para la elaboración del marrón glacé; deshidratada; harina; sopa; crema o conservas (natural y en almíbar), por citar solo algunas opciones.

SABROSA Y SALUDABLE. Asada, cocida en caldo o con leche, la castaña representa uno de los alimentos esenciales de la gastronomía gallega y se consume sola o combinada con platos de caza, verduras, carne… además de constituir una excelente base para elaborar exquisitas sobremesas.

Actualmente nadie duda e sus calidades nutritivas y de su baja aportación calórica, pues su componente mayoritario son los hidratos de carbono (almidón, sacarosa y fibra soluble).

Tiene un bajo contenido de proteínas, aunque cuenta con un valor biológico más importante que de otros vegetales, es decir, de mejor calidad. La cantidad de gras presente en ellas también es muy baja, bastante similar a la de los cereales y, por tanto, muy inferior a la de los frutos secos. Es, además, una buena fuente de vitaminas C, E y B y minerales (K, P, Mg, Ca y Fe). Su bajo contenido en gluten está a despertar el interés para su utilización en alimentos aptos para celíacos y también para dietas bajas en sodio.

En definitiva, la castaña es un alimento muy nutritivo, además de sabroso, muy recomendable para incluir en una buena alimentación.

Jesús Quintá (Alibós): “Ser líderes en el mercado implica apostar por la excelencia en la calidad”

Anabel Dacosta (Pecado de Outono): “Si los castaños aguantan, nosotros estaremos con ellos”

El agro gallego abre por vacaciones

¿Cómo se planta el té en Galicia? ¿Sabes hacer queso? ¿Quieres amadrinar una colmena? En el Craega hemos hecho un mapa de ecoagroturismo para que nadie se aburra este verano. Además de acercarte a los secretos de la agricultura ecológica, tendrás ocasión de conocer rincones únicos sembrados por toda Galicia. 

1. ORBALLO (Paderne, A Coruña). La empresa acaba de estrenar un programa que invita a sumergirse en la agricultura ecológica de lleno. Durante algo más de una hora, la visita permite conocer de cerca el cultivo del té en Galicia y la plantación de aromáticas. El recorrido también incluye parada en construcciones singulares de la zona (lugar de Donín) y una degustación de infusiones de Orballo. 

Información y reservas: https://orballo.eu

 

2. PAZO SABADELLE (Chantada, Lugo). Situada en una finca de un pazo del siglo XIII, en la granja ecológica de Xosé Figueroa Lorenzana crecen terneros con sello del Craega. La familia mantiene abiertas las puertas durante todo el año para mostrar la vida en una antigua casa de labranza. En los meses de verano también organiza exposiciones de arte, conciertos, lecturas poéticas y, por supuesto, degustaciones. 

Información y reservas: pepedopacio@hotmail.com – 650343777

 

3. LUZ DE ESTRELAS (Salvaterra de Miño, Pontevedra). Al sur de la provincia de Pontevedra, en la frontera con Portugal, se encuentra esta pequeña bodega que sabe hacer algo más que vino. Concebida como un contenedor cultural, este verano incluye en su agenda sesiones de enoastronomía. Se trata de una experiencia única que une catas de vino de autor y observación de estrellas. Además, programa paseos botánicos por la orilla del río Tea para aprender a identificar las plantas medicinales y la fauna de la zona. 

Información y reservas: http://luzdeestrelas.com / 633 299 917

 

4. ABELLAMOURA (As Pontes de García Rodríguez, A Coruña). Actividad muy recomendable para los fanes de la apicultura. Para comenzar, es posible amadrinar una colmena y bautizarla con el nombre que cada cual desee. A lo largo del año, los que se decidan a participar irán recibiendo información puntual sobre su evolución y, al final, tendrán un tarro de miel en casa. Para que la experiencia resulte más completa, Abellamoura organiza sesiones para meterse en la piel de un apicultor por un día. La iniciativa incluye una visita al centro de envasado, rutas guiadas por los colmenares para comprobar cuáles son las floraciones predominantes en esta miel y conocer la biodiversidad de la zona. 

Información y reservas: www.abellamoura.com

 

5. GRANXA DE BARREIROS (Sarria, Lugo). Proyecto de educación pionero en la comunidad, la suya es una de las agendas más completas del agro gallego. Promueven actividades organizadas en función de las estaciones del año, desde campamentos (de naturaleza, musicales y de artes escénicas) hasta visitas para familias y grupos escolares, comidas, cenas o fines de semana temáticos. Un acierto seguro son las visitas guiadas interactivas: un circuito participando en el día a día de la granja, conociendo y dándoles de comer a los animales de raza autóctona (cerdos, ovejas, cabras, caballos, gallinas, conejos…) Incluye también una visita a la huerta ecológica.  

Reservas: www.granxadebarreiros.com / 982 533 656 – 698 129 000

 

6. CASA DA FONTE (Pantón, Lugo). Xosé Freire García heredó de su padre una pequeña explotación en el corazón de la Ribeira Sacra. Productor certificado de leche cruda, su granja ecológica se está convirtiendo en punto de visita obligado para colectivos de toda Galicia, en particular para la gente menuda. Al margen de recorrer la explotación, también se organizan talleres para aprender a preparar diferentes productos lácteos. 

Información y reservas: ecocasadafonte@gmail.com – 691060470

 

7. CASA GRANDE DE XANCEDA (Mesía, A Coruña). La demanda para conocer la explotación es tan alta que el programa ya ha colgado el cartel de completo para este verano, así que se recomienda realizar la reserva con mucha antelación. Con una duración de hora y media, la visita estándar permite a los participantes acceder a la sala de ordeño y darles el biberón a los becerros. Incluye también una visita a la fábrica en la que se explica el proceso de producción del yogur. Además, Xanceda dispone en agenda de programas especiales de biodiversidad (junio a septiembre), Samaín o Navidad. 

Información y reservas: www.casagrandedexanceda.com

 

8. ARQUEIXAL (Palas de Rei, Lugo). Situada en la parroquia de Santiago de Albá, esta granja familiar organiza diversas actividades para todos los públicos a lo largo de todo el año. La visita a las instalaciones es un viaje al pasado en el que se muestra un proyecto ecosostenible único en Galicia. El recorrido se enriquece con talleres para aprender a hacer queso de forma tradicional. Además, Arqueixal promueve cada verano Son d’Aldea, una jornada festiva que tiene como objetivo dinamizar la cultura rural. 

Información e reservas: http://arqueixal.es/

 

9. VIDA DE ALDEA (Outeiro de Rei, Lugo). Productor de leche cruda, Xosé Ramón Rodríguez está detrás de uno de los proyectos más originales que hay en Galicia para dinamizar el rural. El acceso a su propiedad está habitado por las hormigas de San Clodio, unos insectos hechos con material de reciclaje que reciben a los visitantes en un poblado de fantasía.

Información y reservas: www.vidadealdea.com

 

10. ASOCIACIÓN RAÍÑA PARAÍSO (Vilasantar, A Coruña). En colaboración con la Casa del Queso, celebra el campamento de verano A vida na aldea. Dirigido a niños de entre 9 y 12 años, hay turnos del 7 al 12 de julio, del 14 al 19 de julio y del 28 de julio al 2 de agosto. El colectivo divulga los valores de la agricultura ecológica y de la alimentación saludable a través de excursiones, campos de trabajo, rutas teatralizadas, cursos y otras actividades para todos los públicos. 

Reservas: asociacionraina@gmail.com /
650955265 – 693747500

 

11. MUSEO INTEGRADO DE MAQUINARIA AGRÍCOLA CLÁSICA (Láncara, Lugo). Recientemente inaugurado en el lugar de Trasliste, en este espacio enclavado en Casa de Vázquez se pueden contemplar tractores de diferentes épocas -la joya es un Fergunson gris de 1952-, útiles de labranza y una muestra de 300 miniaturas de aparatos agrícolas de todos los tiempos. Las visitas incluyen paseos en tractor, talleres de pan, etc. 

Información y reservas: vazqueztrasliste@hotmail.com – 619 389 069

Siete regalos ecológicos para triunfar en Navidad

Regalos de Navidad ecológicos de Caurelor, Bioselección, Arqueixal, Alicornio Organic Spirits, O Muíño da Espelta, Bodegas Corisca y Maruxas de Nata

¿Fiebre consumista? ¿Excesos? ¿Estrés? Lejos de los tópicos de siempre, la Navidad es sinónimo de compartir con los más allegados. Se impone cada año al cierre del calendario para obligar a unos y otros a echar el freno y pasar tiempo con los suyos. El intercambio de regalos viene de antiguo. Su origen tiene que ver precisamente con el hecho de compartir presentes con familiares y amigos como deseo de buena fortuna. Pero cierto es que más de una vez supone un quebradero de cabeza. Acertar y ser original no resulta sencillo y, con la sobreoferta que hay en el mercado, la elección se complica todavía más. En el Craega vamos a darte pistas para salir del apuro. Coincidiendo con estas fechas, algunos de nuestros operadores sacan a la calle ediciones especiales. Son productos respetuosos con el medio ambiente y con el sello de garantía del Consello. Así que, si quieres acertar, escoge regalos ecológicos:

  1. Cesta de Caurelor. Especializada en la manufactura de productos naturales, en particular de la castaña, la empresa de Quiroga (Lugo) ha diseñado hasta cinco cestas de Navidad para llevar a la mesa durante las fiestas. En su propuesta no faltan estrellas de su escaparate como las mermeladas de calabaza o de melocotón y las castañas en almíbar. También se incluyen aportaciones de otros operadores como sidra ecológica de Ribela o cerveza de saúco de Carabuñas.
  1. Ecocestas de Bioselección. La empresa con sede en A Coruña lanza cestas y lotes de Navidad compuestos por productos bio y gallegos. El abanico de posibilidades es muy amplio: mermeladas, mieles, almíbares, cafés, chocolates, infusiones, cremas de castaña, artículos gourmet… Además de utilizar embalajes respetuosos con el medio ambiente (solo papel y cartón), la firma ofrece a las compañías la opción de personalizar los paquetes con su propia imagen corporativa. Como complemento, Bioselección dispone de cestas de lotes con producto bio y de comercio justo.
  1. Cesta de Arqueixal. De Palas de Rei (Lugo) llega otra selección de productos para deleitar al paladar en estas fechas. Los quesos de elaboración artesanal –cremoso y de Nabiza-, el eco yogur natural hecho a partir de leche pasteurizada –sin químicos y sin pesticidas- son los protagonistas de esta cesta pensada para poner el mejor sabor a la Navidad.
  1. Pack de Alicornio Organic Spirits. La firma de Sarreaus (Ourense) promueve dos packs especiales en caja de madera rústica. Con dos botellas de 50 cl., en el primero se pueden combinar licores tradicionales ecológicos (licor café y de hierbas; u orujo Albariño y de hierbas) y de frutas (naranja con hierbaluisa y arándanos con jengibre; naranja con hierbaluisa y frambuesa con menta; frambuesa con menta y arándanos con jengibre). Confeccionada con tres botellas de 50 cl., las opciones para el segundo pack son las siguientes: licores tradicionales (de hierbas, orujo Albariño y licor café) y de frutas (naranja con hierbaluisa, arándanos con jengibre y frambuesa con menta).
  1. Panettone do Muíño da Espelta. Desde Mos (Pontevedra) surge una de las propuestas más singulares de las fiestas: el panettone eco de espelta. Elaborado con masa madre rellena de chocolate y naranja caramelizada, hay dos formatos diferentes: tamaño grande (700 grs.) o paquetes de tres unidades (90 grs. cada uno).
  1. Vino de Corisca. Las bodegas ecológicas de Tui (Pontevedra) también disponen de un regalo especial para las fiestas de Navidad. Con un embalaje propio de estas fechas, incluye dos botellas de Albariño 100% ecológico. Pionera en la elaboración de esta variedad, la producción de esta firma procede de viñedos propios y la vendimia se realiza manualmente. El vino llama la atención por su frescura, así como por su sabor equilibrado que recuerda a diferentes frutas.
  1. Edición especial de Maruxas de Nata. Las galletas de San Sadurniño (A Coruña) sacan al mercado un original envase coincidiendo con las fiestas. Edición limitada, la lata ha sido diseñada en esta ocasión por el artista Leandro Lamas. La que lleva la firma del pintor e ilustrador de Narón no es más que el arranque de una serie que, con continuidad anual, irá poniendo un toque singular a la presentación de Maruxas de Nata. Para eso, la empresa contará con la colaboración de creadores de diferentes ámbitos en el mundo de las artes y de las letras.