Archivo de la categoría: Política Agraria Común (PAC)

Abierto el plazo de solicitudes para las ayudas directas de la PAC

  • Desde el pasado 1 de febrero y hasta el próximo 30 de abril los productores pueden presentar la solicitud única de ayudas directas de la Política Agraria Común (PAC) para la campaña 2021.
  • Tras finalizar el periodo de aplicación 2014-2020 de la actual PAC, esta norma asegura un marco estable para que agricultores y ganaderos puedan percibir 7.200 millones de euros en cada año (2021 y 2022), hasta la entrada en vigor de la nueva PAC.

El Consejo de Ministros aprobó el 26 de enero el real decreto por lo que se establecen las disposiciones específicas para la aplicación en 2021 y 2022 de los decretos que rigen la gestión de la Política Agraria Común (PAC) en España.

Esta norma, que adapta el reglamento europeo de transición aprobado en diciembre, permitirá continuar con la aplicación de la PAC durante el bienio citado, hasta la aprobación definitiva en el ámbito comunitario de la nueva reforma de esta política y el Plan estratégico nacional de la PAC, que entrará en vigor el 1 de enero de 2023.

Información completa: https://www.fega.es/es/noticias/node-53616

BOE.es – Sumario del día 27/01/2021

La convergencia entre agricultores se llevará a cabo de forma gradual

El secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, ha reconocido que desde el Ministerio se está acelerando la convergencia de las ayudas prevista en la PAC y, en concreto en el periodo transitorio de dos años, y que comenzará el día 1 de febrero. Y lo justifica porque «este Gobierno solo siguiendo sobre todo las recomendaciones de la Comisión Europea, para concluir un proceso que se dilata más que en la mayoría de Estados miembros, en que ya está concluido», aunque aclara que «se hará de forma gradual, de manera que los agricultores puedan ir adaptándose».

Información completa

Fuente: agroinformacion.com

Las comunidades de la cornisa cantábrica reclaman al Gobierno central que contemple sus peculiaridades en la aplicación de la futura PAC

Las comunidades autónomas de la cornisa cantábrica (Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco) coinciden en reclamar al Gobierno central que tenga en cuenta sus peculiaridades en el diseño y la aplicación de la futura PAC 2023-2027.

Los consejeros de Medio Rural de estos cuatro territorios suscribieron el pasado martes 19 de enero por vía telemática un documento conjunto con su postura común al respecto. Así, el texto fue firmado por José González, conselleiro del Medio Rural de Galicia; Alejandro Calvo, consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial de Asturias; Guillermo Blanco, consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de Cantabria, y Arantxa Tapia, consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del País Vasco.

Los territorios que conforman la cornisa cantábrica tienen en común unas características peculiares, como sus explotaciones, que en la mayoría de los casos tienen un tamaño pequeño o mediano y un carácter profesional, pero eminentemente familiar. Explicaron además que su orientación productiva tiene que ver sobre todo con sectores ganaderos como el lácteo, algo que las diferencia de otras zonas de España. Por eso, las cuatro comunidades defienden que el Plan Estratégico nacional de la PAC se apoye y reconozca ese modelo de explotación familiar agraria sostenible del norte de España.

En este contexto, las autonomías cantábricas exigen a Madrid —desde una posición «constructiva y leal»— que tenga en cuenta esas peculiaridades y muestran su preocupación por la orientación «mediterránea» que semeja estar adoptando el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación a la hora de trasladar al ámbito nacional los postulados de la nueva PAC.

AYUDA BÁSICA A LA RENTA

Así, por ejemplo, indicaron que en la ayuda básica a la renta de los agricultores y ganaderos es preciso tener en cuenta que las comunidades del Cantábrico tienen un porcentaje de superficie con derechos de pago muy inferior al promedio español. Este desequilibrio debe corregirse como paso previo a una eventual transición hacia un sistema de pago por superficie. A mayores, en el documento se considera «inaceptable» que se proponga la incorporación de las superficies de viñedo, frutas y hortalizas —hasta ahora excluidas y en las que la zona mediterránea resulta claramente beneficiada—, y al mismo tiempo se dificulte la entrada de superficies de otros usos o sistemas productivos (como los pastos arbustivos).

Por otra parte, los consejeros trasladaron que, en el diseño de las ayudas a la renta, es imprescindible que se reflejen, a nivel de toda España, las diferentes realidades existentes, en el plano agronómico y socioeconómico. Así, añadieron, deben tenerse en cuenta tanto las diferencias existentes entre las dimensiones económicas de las distintas explotaciones como aquellas que se dan entre las diversas orientaciones productivas de los diferentes territorios.

Con respecto a las ayudas acopladas (asociadas a los diferentes sectores), para estas comunidades, es prioritario que se mantengan para los sectores de vacuno de leche, de carne y ovino-caprino con una dotación por lo menos similar al período 2014-2020.

Sobre el capping o límite de ayudas, el documento conjunto insiste en la necesidad de establecerlo en los 60.000 euros por explotación y además muestran su preocupación porque estos mecanismos pasan a ser voluntarios para los países y no de obligado cumplimiento.

 AGRICULTOR GENUINO

En relación con la definición de agricultor genuino, se aboga por establecer un porcentaje mínimo, que se propone del 30 %, de los ingresos agrarios sobre los totales, excepto para los afiliados a la Seguridad Social como trabajadores por cuenta propia en el sector agrario. Se advierte, además, como inadecuada la propuesta del MAPA de incluir a aquellas personas que perciben menos de un cierto volumen de ayudas directas, con independencia de ese peso de los ingresos en su renta. Esto, se dice en el texto acordado, «desnaturaliza la propia definición de agricultor genuino».

En lo que alcanza al pago redistributivo, las cuatro comunidades muestran su desacuerdo con que su aplicación deje de ser obligatoria para hacerse voluntaria y reclaman un presupuesto «ambicioso», con un mayor pago a las primeras hectáreas, para beneficiar a las pequeñas explotaciones, a aquellas con una dependencia significativa de los ingresos agrarios y siempre dando prioridad a los agricultores profesionales.

 ECOESQUEMAS

Sobre los ecoesquemas, una nueva línea de ayudas comunitarias que priman la sostenibilidad ambiental, las comunidades cantábricas apoyan que se destine a estas ayudas el 20 % del montante disponible para pagos directos. Sin embargo, lamentan que los ecoesquemas propuestos por el MAPA aborden problemáticas y realidades productivas características, principalmente, del centro y sur peninsulares, quedando la España húmeda mucho más desatendida. Por eso, demandan, entre otras cuestiones, la modificación de las propuestas del Ministerio y añadir otros ecoesquemas adicionales, para atender su realidad. A mayores, defienden introducir, de modo transversal, mejoras como la de aplicar un complemento vinculado a la prevención de incendios o la de incorporar una modulación de la ayuda por estratos de tamaño.

Por último, sobre el segundo pilar de la PAC (desarrollo rural), la reclamación de las autonomías cantábricas pasa por un incremento de las asignaciones de los fondos europeos de por lo menos el 5 % para ellas, teniendo en cuenta sus necesidades. Además, con respecto al cofinanciamiento, demandan que se recupere el equilibrio entre las aportaciones de la Administración central y de las comunidades autónomas que se rompió en el período 2014-2020 y consideran que el diseño de las intervenciones de este segundo pilar debe ser realizado por cada comunidad autónoma, en función de la realidad y necesidades específicas de su medio rural.