Archivo de la categoría: Entrevista

Carlos Spuch: «Lo importante de los productos eco es lo que no tienen»

Carlos Spuch
Carlos Spuch, neurocientífico del Instituto de Investigación Sanitaria Galicia Sur y coordinador da Rede Galega de Investigación en Demencias, es un gran defensor del producto ecológico

Romper el ciclo natural de las cosas tiene un precio. Y la ciencia lo corrobora poco a poco. Demostrado está que pesticidas como el DDT –ya prohibido- inciden en el alzhéimer y que hay otros que se relacionan con el parkinson. Existen además “evidencias” de que estas y otras enfermedades como la depresión podrían podrían tener su origen en el intestino. Por eso, llevar una alimentación saludable, a base de producto ecológico y sin procesados, es tan importante para prevenir determinadas enfermedades. Es lo que defiende Carlos Spuch, neurocientífico del Instituto de Investigación Sanitaria Sur y coordinador de la Red Gallega de Investigación en Demencias. Ahora tiene entre manos un proyecto piloto que intenta probar que la dieta ecológica es capaz de disminuir la actividad inflamatoria en el intestino.

¿Somos lo que comemos?
Estamos formados por un montón de sustancias. Desde que nacemos hasta que morimos, lo que incorporamos a nuestro organismo llega a través de la respiración, de la alimentación o de lo que nos pueda pinchar el médico. Nada más. En la respiración influyen factores externos como la contaminación, pero lo demás depende de la nutrición. Cuando eres niño, si ingieres un tipo de grasa determinado, hidratos de carbono en exceso y además hay déficit de proteínas, se modifica el neurodesarrollo y eso va a tener consecuencias en la edad adulta.

Entonces no hay alimentos ni buenos, ni malos. Todo es una cuestión de equilibrio…
Lo difícil es estar equilibrado. Salvo que exista una patología que lo impida, la mejor dieta es aquella en la que comes de todo y variado. Las grasas no se deben eliminar nunca por completo. Son muy importantes para el sistema nervioso. El 70% del cerebro está compuesto de grasa y nuestras neuronas la necesitan para funcionar. ¿Qué sucede entonces cuándo llevas una dieta alta en hidratos y baja en grasa? Que el desarrollo del cerebro no es bueno. Hay estudios que demuestran que los niños que consumieron pocas grasas tienen un desarrollo cognitivo un poco más lento. Son normales, pero les lleva más tiempo resolver problemas o reaccionar frente a ciertas cosas. En resumen, hay que comer de todo y variado.

¿Conviene pues incluir las grasas en la dieta?
Pues claro. O que hay es que escoger el tipo de grasa y encontrar el equilibrio. En Galicia tenemos dos de los alimentos con mejor composición de ácidos grasos que existen en el mundo: el pescado azul y la leche. Lo que no sabe la gente, en términos generales, es que los ácidos malos son necesarios para la correcta absorción de los buenos. Lo de que algo es bueno o malo es muy relativo. La naturaleza misma es así y todo tiene sus funciones.

¿Estamos envenenándonos con la alimentación de hoy en día?
Envenenar es un poco fuerte, pero si que estamos a modificar nuestros patrones alimentarios. Lo perjudicial es tomar siempre productos procesados. Por otro lado, es positivo que surjan tendencias bio. Poco a poco, la ciencia demuestra que la dieta de nuestros abuelos era mejor que la de hoy. Pero volviendo al veneno, quizás habría que decir que si, por el excesivo uso de pesticidas que se registra en la actualidad. Cada vez salen más estudios que verifican que ciertos plaguicidas con una alta concentración en alimentos provocan problemas crónicos en nuestro cuerpo. Por eso, son un defensor del producto ecológico: lo más importante no es lo que tienen, sino lo que no tienen.

¿Cómo pueden intervenir los alimentos en enfermedades como el alzhéimer o el párkinson?
Cada vez salen más evidencias de lo que todo el mundo sabe. Ya entre la década de los 80 y los 90, un estudio demostró que había pacientes de alzhéimer con un elevado niel de DDT en el cerebro. A raíz de las presiones del Gobierno ueco, se acabó prohibiendo (se permite su uso en algún caso). También hay evidencias de que ciertos plaguicidas constituyen un factor de riesgo para el párkinson. Basta con hacer la prueba con una rata: si inyectas el compuesto en cuestión en su cerebro, matas sus neuronas. Ese es el modelo del párkinson. La mayor parte de los pesticidas se utilizan para controlar plagas y malas hierbas, pero muchos tienen efectos neurotóxicos. Se acumulan en niveles muy elevados en frutas y verduras que nosotros ingerimos después y, por lo tanto, pasan a nuestro organismo.

También dice usted que en el intestino se puede encontrar el origen de muchas dolencias…
Hoy en día dos de los focos de atención es la microbiota intestinal (las bacterias y otros microorganismos que residen en el intestino). Todos los alimentos tienen que pasar por la flora bacteriana para que podamos absorberlos. Se sospecha que ciertas poblaciones de bacterias están originando la depresión, determinada manifestación del alzhéimer, el autismo… ¿Y quién modifica la flora bacteriana? Los alimentos. La flora bacteriana es un reflejo de lo que comes. Por ejemplo, la serotonina es un neurotransmisor asociado a la depresión. El 90% está en el intestino. Cuando la microbiota está alterada, la pared intestinal se inflama y la producción de serotonina se trastorna. Si la investigación logra demostrar que el origen de estas enfermedades está en el intestino, podremos controlar la depresión regulando la flora bacteriana.

¿Y es más sano consumir ecológico?
Sí. Porque el producto ecológico no tiene ningún tipo de químico. Y además suele ser un producto de proximidad: madura de forma natural en la huerta durante el tiempo que necesita y llega más rápido a los puntos de venta. Esos antioxidantes tan beneficiosos para la salud de los que tanto se habla, son compuestos que producen las frutas y verduras para luchar contra la exposición solar o contra el ataque de bacterias y hongos. ¿Y eso qué significa? Que no es lo mismo comer una fruta que madurase al sol que otra que lo hiciese dentro de una cámara. En la medida de lo posible, hay que consumir productos de tu región y de temporada. Es hora de asumir que no se pueden comer fresas todo el año porque no se producen. Cada alimento tiene su época. Solo con eso, sería suficiente para provocar el boom económico de una determinada zona.

Usted está intentando probarlo…
Nuestro grupo tiene entre manos un proyecto piloto con pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal. Además de analizar los niveles de inflamación del intestino, también recogemos datos sobre la presencia de ciertos pesticidas en la orina. Después de modificamos sus hábitos alimenticios y les ponemos una dieta ecológica. A los 15 días volvemos a evaluarlos. Esperamos que la dieta ecológica disminuya la actividad inflamatoria en el intestino y que mejore su estado de salud general.

Catalina Fernández (Hifas da Terra): “El sector eco necesita creer en sí mismo para hacer de Galicia una gran potencia”

Catalina Fernández de Ana
Catalina Fernández de Ana, fundadora y directora general de Hifas da Terra (Foto: HdT)

Las setas sirven para algo más que para hacer un revuelto. Aunque el uso culinario es el más popular, esconden grandes beneficios para la salud. Se utilizan como complemento en terapias oncológicas, cardiovasculares o hepáticas y también son el ingrediente secreto de productos antienvejecimiento. Sus propiedades eran de sobra conocidas desde antiguo en la cultura oriental, pero la revolución a Galicia llegó hace un par de décadas de la mano de Hifas da Terra (HdT). La empresa con sede en Pontevedra echaba entonces a andar gracias al empeño de un equipo de la Universidad de Santiago (USC) que quiso convertir en realidad un proyecto de estudios. Los premios no tardaron en llegar, el último fue el que recibió en 2016 de Alimentos de España como Mejor Producción Ecológica. Su reto es convertirse en un centro internacional de renombre en la investigación del cáncer. Hablamos con Catalina Fernández de Ana, fundadora y directora general de Hifas.

¿Qué es Hifas da Terra?
Es una empresa que nace de un proyecto de 5º de Biología de la USC. Éramos estudiantes condenados a engrosar las listas del paro y, para evitarlo, un profesor se empeñó en convertirnos en creadores de empleo a través de la biotecnología. Fue entonces cuando empecé a darle vueltas a la idea: tenía que ser algo totalmente innovador con una fuerte base biotecnológica. Había que crear un producto que no existiera en el mundo o mejorar con creces la calidad de cualquier otro que hubiera en el mercado. Decidí inspirarme en algo que conocía desde pequeña, los hongos. Mi padre fue investigador del Centro Forestal de Lourizán, además de uno de los grandes divulgadores de la micología en Galicia y en el resto de España. Al profesor le encantó aquella propuesta, la presentó a un concurso nacional de jóvenes empresarios y ganó el primer premio. Después concurriría a otro de la USC y también quedó en primera posición. Ya que a la gente le gustaba tanto, en 1998 decidí fundar HdT.

¿Por qué producir en ecológico?
Como bióloga, para mí no hay otro criterio que producir en ecológico. La tierra nos está dando hongos, una materia prima con un alto valor añadido. Lo mínimo que podemos hacer para agradecer este regalo es cuidar la naturaleza. Estamos inscritos en el Craega desde el principio. En los primeros tiempos no se conocía, la gente no le daba valor. Por aquel entonces se pensaba que éramos biólogos hippies un poco locos que producían en ecológico.

¿Qué beneficios tiene para la salud la micología?
Los hongos son los grandes limpiadores del mundo: de suelos, de aguas y también de los humanos. La explicación es sencilla. El reino Fungi se sitúa entre lo vegetal y lo animal; conviven las propiedades de ambos. De tal modo, cuando enferman, son capaces de autocurarse. Durante miles de años de evolución, se dotaron de moléculas o principios activos antivirales, anticancerígenos y antibacterianos. ¿Por qué? Porque tenían que defenderse de todo aquello que los atacaba sin moverse del sitio. Esa gran capacidad de adaptación es la que permite que su ingesta nos convierta en seres más resilientes y con más facilidad a la hora de optimizar los ciclos metabólicos. Los hongos logran que nuestro sistema inmunológico funcione mejor, sirven para prevenir enfermedades y para mejorar cuando padeces alguna dolencia.

¿Están demostrados los efectos positivos de los hongos en tratamientos oncológicos?
Sí, como concomitante. El tratamiento principal siempre es el del hospital (quimioterapia, radioterapia, etc). La línea Mico-Onco Care de Hifas funciona como acompañamiento para proteger de base el sistema inmunológico y sus ciclos metabólicos. De tal modo, el paciente no sufre tanto y tolera mejor la terapia convencional.

¿Este método se utiliza de forma regular en las unidades de Oncología o es una decisión del paciente?
Es una decisión del paciente. Nosotros no tenemos capacidad económica para funcionar como una gran industria farmacéutica y establecer una red de distribución en centros de todo el país. Pero el futuro puede ir por ahí. Tenemos líneas abiertas para establecer ensayos clínicos en cáncer en dos hospitales de Madrid y otros dos en Cataluña. Y también estamos trabajando con servicios médicos de Italia, Francia, Portugal, Reino Unido y EE. UU. Nuestro sueño es ser un centro internacional de referencia en la investigación del cáncer.

¿Alguna línea de investigación abierta que no sea la oncológica?
Estamos trabajando en patología neurodegenerativa (alzhéimer, párkinson y daños neuronales) y en la rama veterinaria. Queremos que las propiedades de los hongos sirvan para ayudar a las personas, pero también a los animales. Por eso, HdT está desarrollando un proyecto para disminuir la carga de antibióticos y de hormonas en la alimentación animal.

¿Todas las líneas de producto de HdT están certificadas en ecológico?
Prácticamente todas. Alguna no cuenta con el sello porque nos vemos obligados a utilizar formulaciones líquidas en las que tenemos que utilizar conservantes. A veces es solo un porcentaje de un 0,25%, pero cuando estás preparando un producto para gente con un problema inmunológico fuerte, no puedes arriesgarte de ninguna manera a que crezca una bacteria; en este caso es más importante incorporar el conservante. Que conste que esto es un problema de certificación que debería cambiar.

¿Cuál es el producto estrella de HdT?
El Mico Rei. Es un producto que ayuda a miles de personas a calmar la ansiedad, el estrés… El hongo Reishi es un antiaging muy potente que modula las hormonas y eso se refleja en la piel, en el cabello o en las uñas.

¿Qué papel tuvo la Administración en el desarrollo de HdT?
El Igape acogió mi proyecto con los brazos abiertos. Por aquel entonces era una bióloga sin mucha idea de lo que era montar una empresa. Me aceptaron en el programa Lanza y ahí tuve la oportunidad de formarme y aprender qué es el mundo de los negocios antes de empezar. La Xunta nos dio mucho apoyo desde el principio y las subvenciones fueron muy importantes para salir al exterior, en particular para acudir a ferias y participar en misiones inversas.

¿Qué necesita el sector ecológico gallego para su despegue definitivo?
Lo primero que necesitamos es creer en nosotros mismos. Somos un país maravilloso, el tesoro de Europa. Cuando sales por ahí fuera te das cuenta de que vivimos en un paraíso. Hay que evolucionar, atender las demandas del mercado y no quedarse de brazos cruzados. Porque es la forma de crecer y, con eso, podemos llegar a ser una gran potencia ecológica mundial.

Román Santalla (Dona Cobiña): “El queso gallego tiene marca. El reto es conquistar el mercado español»

Dona Cobiña
El equipo de Dona Cobiña mostrando el premio que recibió días atrás en la XXI Cata dos Queixos

La calidad es su apellido desde que dio sus primeros pasos. Dona Cobiña (Agolada) es una de las queserías más jóvenes de Galicia, pero su buen hacer no deja de cosechar éxitos. El último le llegaba días atrás en la cata que cada año organiza la Consellería de Medio Rural para premiar los mejores sabores. Coincidiendo con la vigésimo primera edición, esta vez fue a casa con el oro en la categoría Arzúa-Ulloa.

“La clave es escoger la mejor leche de nuestros ganaderos y después saber respetar los tiempos. Nuestro proceso es artesanal y no apuramos los fermentos”, explica Román Santalla, presidente de la cooperativa pontevedresa que nació en el verano de 2016. Ese gusto inconfundible a campo, variable según la estación del año, es la nota distintiva que, a su juicio, logró convencer al jurado. “Nunca sabe igual. Está lleno de matices y de olores”, añade.

Con una producción de case 70.000 kilos de queso y una facturación de 450.000 € en 2018, un tercio de lo que sale de la fábrica lleva el sello ecológico del Craega. Dona Cobiña -una cooperativa que ronda el medio centenar de trabajadores- apuesta por seguir impulsando esta línea y multiplicar el porcentaje eco de cara al nuevo curso. Sobre la mesa está potenciar la leche cruda, sacar una especialidad Tetilla y también una variedad de pasta dura para traspasar las fronteras gallegas.

“El mercado español es muy apetitoso y estamos en condiciones de competir con una gama de sabores y olores de calidad. Se están vendiendo quesos bastante peores que los nuestros y no podemos conformarnos. Nosotros tenemos marca y sabor”, advierte Santalla. Pero el primer reto es superar ese obstáculo que tiene que ver con los hábitos del consumidor. “En el resto de España están acostumbrados a los quesos de pasta dura o semidura. Los de aquí saben mejor, pero son de pasta blanda”, concluye.

Avelina Calvo (O Cortizo): “La miel muy barata no puede ser pura”

Avelina Calvo Munín, de O Cortizo, recoge el galardón de la XVII Cata dos Meles de manos del conselleiro de Medio Rural, José González Vázquez.

Tiene intención de probarla, pero todavía no ha caído en sus manos. Con varios premios a sus espaldas, la apicultora lalinense Avelina Calvo Munín no es capaz de hablar de la miel china con conocimiendo de causa. “Cuando dicen por ahí que hay un producto muy barato en el mercado, el asunto no suena bien. Lo que está claro es que no puede ser tan pura como la de aquí”, advierte.

Su empresa, Mel O Cortizo, sumaba días atrás un nuevo premio en la cata que organiza la Consellería de Medio Rural y que ya ha alcanzado la decimoséptima edición. Con sello ecológico del Craega, mereció la máxima distinción –oro- en la categoría multifloral. “Esta vez tiene bastante brezo y un tono más oscuro del habitual. El sabor es muy intenso”, explica Calvo Munín. “Es un producto natural y eso se nota. Viene de los montes de Zobra, entre O Candán y O Testeiro”, añade.

Esa singularidad que se percibe en el paladar fue precisamente la que inclinó la balanza a su favor. De carácter familiar, O Cortizo posee 200 colmenas de las que se recogen alrededor de mil kilos de miel. “El tiempo influye mucho. Este año empezó muy bien. Se dieron condiciones favorables para la floración, pero después vino mucha lluvia y la cosecha se estropeó”, señala.

O Cortizo tampoco se libra de la avispa velutina. “La conocí no hace mucho y ahora estamos a la espera de vengan a retirar dos nidos. Es una lástima ver cómo atacan las colmenas”, lamenta.

Esta miel ecológica de premio se puede encontrar en puntos como la Praza de Abastos de Santiago y tiendas especializadas. Para potenciar todavía más su sabor, Avelina Calvo sugiere untar filloas y tostadas o combinarla con requesón.

Entrevista a Francisco López Valladares, presidente del Craega

Entrevista a Francisco López Valladares, Presidente del Consello Regulador Agricultura Ecológica de Galicia ( C.R.A.E.GA). 

¿Qué productos ecológicos producidos en Galicia destacarías?

Atendiendo a su volumen de certificación, destacaríamos los productos lácteos, productos cárnicos procedentes de avicultura y vacuno, acuicultura y conservas de pescado. Pero para Craega, todos los productos son igualmente importantes.

¿Qué importancia tiene el apoyo institucional en el crecimiento bio en Galicia?

Las Consellerías de Medio Rural y de Mar se están volcando con el sector, tanto con ayudas directas a productores, como para promoción y certificación a través de Craega. Ahora mismo se está trabajando en el Plan Estratégico de Agricultura Ecológica, que se presentará próximamente.

¿Qué productos certificados van hacia la exportación?

A exportación, tanto a Europa como a otros países, fundamentalmente conservas de pescado, algas, productos apícolas, vinos, sidras y castañas.

¿El crecimiento del 25 % anual es debido a la mayor concienciación del consumidor?

El crecimiento de la producción viene dado por la mayor demanda de producto. Una empresa o productor no inicia la comercialización de un producto si no ve una demanda del mismo por parte del mercado y los consumidores. Y en este momento, el consumidor está informado en lo que a productos alimentarios se refiere, y demanda productos más sanos y respetuosos con el medioambiente.

Consejo Regulador: ¿Público o Privado?

Desde siempre apostamos porque la certificación sea pública, que no reciba presiones por parte de los productores y que sea lo más autónoma posible.

¿Cómo puede afectar el nuevo reglamento ecológico europeo a los productores en Galicia?

En principio se va a valorar pero no creemos que haya que hacer cambios muy grandes, y en todo caso todos nos tendremos que adaptar al mismo.

20 Aniversario del Craega

El pasado 20 de diciembre el Craega reunió a los operadores certificados en ecológico en Palas de Rei, así como a varios representantes de la Administración pública, para conmemorar el vigésimo aniversario de la entidad. Asistieron al acto cerca de 300 personas, en el cual se hizo referencia al pasado, pero, sobre todo, se puso el foco en los desafíos para el futuro del sector.

La granja Arqueixal (complejo ecoagroturístico), ubicada en la parroquia de Albá, Palas de Rei (Lugo), fue el lugar elegido para la celebración, en la que estuvieron presentes, entre otros, la conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez; la directora general de Medio Rural, Belén do Campo; la directora general de Pesca, Acuicultura e Innovación Tecnológica, Mercedes Rodríguez; el delegado del Gobierno en Galicia, Ramón Carballo; el presidente de la Diputación de Lugo, Darío Campos; y el presidente del  Craega, Francisco López.

Durante la ceremonia, el presidente del Craega enfatizó las excelentes cifras del 2017 “Se espera alcanzar los 50 millones de euros en facturación”  y aprovechó la oportunidad para alabar el trabajo del anterior presidente y de los trabajadores del Consello, porque señaló que “este sector no solo beneficia a los consumidores, sino también al medio ambiente”.

El delegado del Gobierno en Lugo, Ramón Carballo, hizo hincapié en los beneficios de estos productos, que “tienen garantías del futuro, como  demuestra este aniversario, el cual supone una excelente oportunidad para reflexionar sobre la labor de aquellos que apuestan por la agricultura ecológica”.

Por otro lado, el presidente de la Diputación, Darío Campos, comenzó con un discurso
a favor de lo rural: “Creo en el rural, defendiéndolo como valor diferencial de la provincia de Lugo”. Seguidamente, felicitó al Consello y ratificó el apoyo de la Deputación para seguir promoviendo la agricultura ecológica con el fin de lograr que sea lo más productiva posible.

La ronda de intervenciones fue cerrada por la conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, quien resaltó el buen estado de salud del Craega. Vázquez señaló que “el rural no es una ONG, es economía”, de ahí la necesidad de seguir trabajando para ser cada vez más rentables. “La mejor herencia que le podamos dejar a nuestros hijos es una buena alimentación”.

Entrevista: Bio Eco Actual