Archivo de la etiqueta: producto ecológico

Fernández-Armesto (Xanceda): “El rural gallego tiene mucho potencial. La clave es impulsar proyectos con valor añadido”

Cristina Fernández-Armesto, socia de Casa Grande de Xanceda y nieta de sus fundadores

Casa Grande de Xanceda es fruto de un sueño que nace en los años 60 de la mano de Victoria Armesto y Felipe Fernández. Aquel proyecto de jubilación que echó raíces en la finca familiar de Mesía (A Coruña) se convierte, con el paso de las décadas, en una granja con 43 trabajadores, 300 vacas y 180 hectáreas. Hoy produce 1.428 toneladas de yogur ecológico certificado por el Craega que llega a hogares de toda España. Líder del sector, en el arranque de la empresa tuvo mucho que ver Cristina Fernández-Armesto, nieta de los fundadores. En 2002 dejó su trabajo en una multinacional en Madrid para acudir al rescate de la explotación. La Asociación de Empresarias Galicia acaba de concederle el premio Empresarias Galicia 2019 en reconocimiento a su trayectoria.

¿Cómo se convierte una explotación a punto de desaparecer en uno de los grandes productores de leche eco de España?
Con el cambio de generación en el año 2002, nos asociamos con Guillermo Martínez, veterinario de profesión y ecologista por convicción y, con la mirada puesta en Europa, tuvimos claro que el futuro para una ganadería pequeña vendría por la creación de valor añadido. Y así nos fijamos el siguiente objetivo: elaborar alimentos de alta calidad causándoles el mínimo impacto al medio ambiente, a la salud humana y a los animales. La respuesta: convertir nuestra ganadería en ecológica. Una vez obtenida la certificación ecológica, decidimos llegar directamente al consumidor con nuestra propia marca e integrando todo el proceso productivo: desde el nacimiento de los novillos, el cultivo del alimento para las vacas y el ordeño hasta la transformación de esa leche en lácteos ecológicos y posterior venta con nuestra propia marca.

Desde 2004 Xanceda tiene el sello del Craega. ¿La certificación ha contribuido a hacer rentable a empresa?
La certificación ecológica, de por sí, no ayuda a convertir una empresa en rentable. Los productos ecológicos son más costosos de producir y, por tanto, las márgenes no son mayores que en productos convencionales, pero la certificación ecológica te da una diferenciación importante a la hora de comercializarlos. Garantiza aspectos medio ambientales, de elaboración y de trato animal, y esto lo tienen en cuenta cada vez más consumidores a la hora de hacer su compra.

El bum de la leche eco coincide en el espacio y en el tiempo con la crisis láctea y el auge de sucedáneos (soja, almendra, avea, coco, arroz…). ¿Cuáles son las claves para crecer en un mercado con tanta variedad de productos?
Tener un producto diferenciado y con valor añadido es fundamental. Nosotros nunca vamos a poder producir grandes cantidades, ni competir con las grandes industrias en precio. Por eso, nos centramos en la calidad. Vimos que había un hueco en el mercado de yogures de alta calidad y decidimos apostar por eso. Desarrollamos un yogur que se elabora usando una técnica llamada concentración de leche. Cada yogur lleva el doble de leche para conseguir una cremosidad 100 % natural pero con la mitad de grasa (no lleva natas añadidas ni leches en polvo).

Ecovisitas, programas infantiles, líneas específicas de producto… ¿Los niños son el consumidor estrella de Xanceda?
Los niños son el futuro. En Xanceda tenemos una línea de yogures infantiles eco especialmente diseñada para ellos. Nuestro último lanzamiento fue un yogur ecológico para niños, con frutas y zanahoria pero sin azúcar añadido ni edulcorantes, endulzados sólo con zumo de uva.
Nos parece fundamental que los niños sepan de dónde vienen los alimentos que consumen y que desde pequeños sean conscientes de la importancia de cuidar la naturaleza y los animales. Parte de nuestra responsabilidad social es divulgar el respeto por medio ambiente. En nuestra granja, recibimos miles de chavales cada año para que conozcan todo el proceso de producción, desde el prado hasta la nevera.

Cada vez está más extendida esa imagen bucólica de la vida en el campo. Usted es una empresaria de premio. Cuéntenos cuáles son las luces y las sombras de un negocio rural.
Las luces son claramente el medio ambiente, la naturaleza, los animales y la increíble biodiversidad que tenemos en Galicia. Tenemos un rural con un potencial y una productividad inmensos. Además, cada vez hay personas con más formación y experiencia que quieren vivir en el rural.
Las sombras son, como siempre, los servicios. Prin- cipalmente faltan guarderías y centros de mayores para que las personas que quieran trabajar o emprender en el rural puedan conciliar vida familiar y laboral. Tampoco están desarrollados algo tan básico como Internet o el transporte público. Además, muchos de los servicios disponibles para industrias en las ciudades son más difíciles de encontrar en el rural o resultan más caros.

Xanceda tiene un fuerte compromiso con el rural. Uno de sus máximos exponentes es Cultiva mazás. ¿Qué resultados está dando este proyecto?
Cultiva mazás, ti podes ser o Steve Jobs do rural es un proyecto de responsabilidad social corporativa en el que buscamos fomentar el emprendemento en el rural gallego para combatir la gran despoblación.
Está dirigido sobre todo la estudiantes. A través de varias formaciones queremos transmitirles que crear negocios en el rural es posible y que todos somos unos emprendedores potenciales. La formación está basada en experiencias reales de éxito como Eferro, Naturavia y Orballo. Esperamos que este tipo de formaciones les puedan servir de inspiración a nuestras nuevas generaciones del rural.
Nuestro último movimiento para darle visibilidad al rural fue la sustitución de algunos pasos de cebra por pasos de vaca. Ya hay cuatro permanentes en Galicia y nos gustaría que fueran muchos más.

Una receta para la gente joven. ¿Hay que volver a la aldea? ¿Qué se necesita para emprender y echar raíces en el rural?
El rural gallego tiene muchísimas posibilidades y unas materias primas que no se encuentran en otras partes de España. Las opciones son inmensas, siempre y cuando sean productos o proyectos que ofrezcan de alguna manera un valor añadido. Y hay que dedicarle muchísimo esfuerzo a la comercialización. Si algo hemos aprendido en estos años es que vender es el mayor reto de todos.

¿Hacia dónde camina Xanceda? ¿Hay algún producto nuevo en proyecto?
Queremos seguir por la vía de poder ofrecer productos que sean sanos, deliciosos y, al mismo tiempo, cuidadosos con los animales y con el medio ambiente. En este sentido, nuestros últimos dos lanzamientos estuvieron en consonancia con la demanda de los consumidores de productos reducidos en azúcar. Por eso, lanzamos un kéfir desnatado con frutas tropicales y un yogur infantil con frutas (ambos sin azúcar añadido).
También queremos seguir trabajando en proyectos de responsabilidad social. Estamos ultimando una nueva iniciativa dirigida a los colegios: Rosco al rescate. Se trata de un pequeño teatro sin ánimo de lucro que se representará en centros de toda Galicia a partir de febrero de 2020. El protagonista es Rosco, un erizo que se tiene que convertir en superhéroe para salvar su hábitat de la destrucción.

Ayudas para seguros agrarios, razas autóctonas y productos vitivinícolas

La Consellería do Medio Rural ha venido publicando en las últimas semanas del año diferentes convocatorias relacionadas con el sector primario. De cara a 2020, hay subvenciones para contratar seguros agrarios, fomentar las razas autóctonas y para productos vitivinícolas:

1. Seguros agrarios. Dirigidas a agricultores y ganaderos, tienen el objetivo de habilitar herramientas frente a la actuación de agentes ajenos (clima, enfermedades, etc). La Xunta participará en las subvenciones que financien las pólizas de seguro previstas en el Plan anual estatal. De esta línea quedan fuera las grandes empresas y las que se dedican a la transformación y comercialización de productos agrícolas. Los límites son los siguientes: un 65% en el recibo de prima de los seguros agrícolas y de explotaciones ganaderas y acuícolas y un 80% en el caso de seguros de retirada y destrucción de animales muertos en las explotaciones.

Enlace ayuda: https://www.xunta.gal/dog/Publicados/2019/20191209/AnuncioG0426-281119-0001_es.html

Plazo: 15/11/2020

2. Fomento de las razas autóctonas. Con una cuantía de 200.000 € durante 2020, este programa se impulsa con el cometido de aumentar la rentabilidad de las explotaciones ganaderas gallegas; modernizar el sector en materia de genética, sanidad y producción animal; y mejorar la eficiencia de los sistemas de productos agrarios y de las calidades en sus producciones. Las subvenciones están destinadas a las organizaciones o asociaciones de criadores de las razas autóctonas gallegas.

Enlace ayuda: https://www.xunta.gal/dog/Publicados/2019/20191213/AnuncioG0426-201119-0002_es.html

Plazo: 16/12/2019

3. Productos vitivinícolas. Concebidas para el período 2019-2023 y financiadas por el Fondo Europeo de Agrícola de Garantía (Feaga), de la convocatoria para el próximo ejercicio podrán beneficiarse empresas vitivinícolas, organizaciones de productores, asociaciones y organizaciones interprofesionales. El plazo de solicitud de esta línea de ayudas concluye el 31 de enero.

Enlace ayuda: https://www.xunta.gal/dog/Publicados/2019/20191213/AnuncioG0426-201119-0002_gl.html

Plazo: 31/01/2020

La campaña del CRAEGA ‘Somos Semente’ gana un premio Paraugas

La campaña del Consejo Regulador de la Agricultura Ecológica (Craega) Somos Semente acaba de recibir un Premio Paraguas a la Mejor Estrategia Digital. Convocado por el Clúster de la Comunicación de Galicia y entregado el pasado viernes en Expourense, el certamen pone en valor el trabajo de las empresas y creativos gallegos.

El jurado se decantó por la campaña que firma la agencia Roi Scroll para dar a conocer la marca Craega y la agricultura ecológica en Galicia. Concebido como un relato audiovisual de tres capítulos y con difusión exclusiva en redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram y Youtube), el Consejo apostó esta vez por una fórmula revolucionaria con el objetivo de impulsar un movimiento en torno al sector. Con un marcado componente emocional, la propuesta profundiza en los fuertes valores del organismo (respeto de por medio ambiente, bienestar animal, desarrollo rural, etc) y en las ventajas que tiene tanto para la salud como para el tejido económico consumir alimentos ecológicos.

Con más de 3,2 millones de impresiones y 764.841 visualizaciones desde el mes de octubre hasta hoy, la campaña en su conjunto está cosechando excelentes resultados. Es la primera vez que el Craega decide poner en marcha un formato promocional con difusión exclusiva en soportes digitales.

MÁS DE MIL OPERADORES. El Craega echaba a andar en 1997 con solo 11 operadores y 13,35 hectáreas de superficie certificada. Hoy hay más de mil inscritos y más de 33.000 ha dedicadas al cultivo ecológico. Los balances económicos suben año tras año y ponen de relieve el músculo de un sector que cada vez cobra más peso dentro y fuera de Galicia. Con el lácteo como eje estratégico, 2018 cerraba con un volumen de ventas certificadas de 78,7 millones de euros.

El Consejo es la única autoridad de control que certifica este modelo de producción en la comunidad. Con su sello, es posible encontrar productos agrarios de origen animal o vegetal (transformados y no transformados) destinados a la alimentación humana; piensos; material de reproducción vegetativa y semillas para cultivo; levaduras para el consumo humano o animal; y productos de acuicultura ecológica (pescados, algas y moluscos). El Craega no certifica pesca extractiva o caza.

El Craega regresa satisfecho de Biocultura Madrid

 

Satisfechas y con la mirada puesta en Biocultura Coruña 2020. Las 23 empresas que asistieron con el Consejo Regulador de la Agricultura Ecológica de Galicia (Craega) a Biocultura Madrid volvieron a casa con buenas impresiones. Además de darse a conocer un poco más en el mercado nacional, muchos de ellos aprovecharon para establecer contacto con nuevos proveedores y afianzar relaciones comerciales que vienen de atrás.

Provincia con más peso en la línea de transformación y comercialización del producto ecológico, Pontevedra fue el territorio con más relevancia en la convocatoria. En esta zona han establecido su domicilio 11 participantes: Bioalacena, Producto de Aldea, Doña Cobiña, Biowak Natural Oils, Mirabel do Rosal / Alén do Val, Cervexa Toupiña, Galician Brew, Adega Luz de Estrelas, Palacio de Oriente, Paporroibo Tés e Infusiones y Algas La Patrona.

Desde Lugo se acercaron otras seis empresas: Celtaverde, Arqueixal, Mieles Anta, Jamones González, Bubela Artesá y Milhulloa. Completan el listado otros cuatro operadores de Ourense (Baronceli Agricultura Orgánica, Camoco Foods by Belgosuc, Sovoral Apicultura Orgánica y Cerveza Celebridad Gallega Eco) y dos de A Coruña (La Factoría Ecológica y Galuriña Empanadas de Algas).

Además de exposición y venta, el Craega también mostró en Biocultura Madrid lo mejor de la cocina eco con sello. El chef monfortino Martín Mantilla se encargó de conducir dos sesiones culinarias en las que preparó, entre otros platos, castañas guisadas con chorizo y panceta de cerdo celta; arroz de grelos con mejillones en escabeche y flan líquido de castañas.

CIERRE DEL CALENDARIO DE FERIAS. La que tuvo lugar en Ifema el pasado noviembre fue la última feria del Craega en el calendario de este curso. 2020 se abre con otra edición de Biofach (Núremberg, Alemania) y, pocos días después, habrá otra cita con Biocultura. Será la segunda vez que la feria bio más importante de España se celebra en la ciudad herculina.

 

 

La castaña eco, el sabor del otoño gallego

Es el fruto por excelencia de esta estación en Galicia. Las calles de los pueblos y de las ciudades desprenden un agradable olor a castaña asada y son numerosos los puntos de la comunidad donde celebran la cosecha acompañada del vino recién hecho en los populares magostos. Con todo, la castaña de producción ecológica, en progresiva expansión tanto en superficie como en volumen de negocio desde los comienzos del Craega, tiene un importante valor añadido respecto de la convencional: en todo el proceso, desde que se planta el árbol hasta su recolección, está prohibido emplear herbicidas u otro tipo productos químicos no autorizados por la normativa de producción ecológica, por lo que, además de sabroso y nutritivo, consumiremos un alimento más sano y más respetuoso con el medio ambiente.

CASTANEA SATIVA, EL ORIGEN. Castanea sativa es el nombre científico de este fruto, un alimento presente en las mesas gallegas desde tiempos inmemoriales, cuyo mayor desarrollo e implantación en España tuvo lugar durante la presencia de los romanos. En esa época las castañas se consumían asadas, crudas, secas o en harina y formaban parte de la dieta durante todo el año. Su proliferación en nuestro territorio se debe al clima, templado y húmedo, propicio para el desarrollo del castaño (Castanea sativa Mill.), como se refleja en el hecho de que la mayoría de los sotos del Estado se localizan en la zona noroeste y especialmente en nuestra comunidad.

A partir del siglo XVI, con la incorporación de la pataca y el maíz llegados de América y con el desarrollo de enfermedades del castaño, el fruto por excelencia del otoño quedó relegado con el paso de los años a un alimentos para las clases sociales más humildes y sus animales domésticos.

Con el paso del tiempo, su consideración fue cambiando hasta adquirir una imagen más sofisticada y su demanda fue protagonista de un auge procedente de la revalorización de los productos artesanos, así como su utilización en la alta cocina, hasta llegar a compartir mesa con selectas exquisiteces y a internarse en los principales mercados internacionales de muy diversas formas: fresca, muy apreciada para la elaboración del marrón glacé; deshidratada; harina; sopa; crema o conservas (natural y en almíbar), por citar solo algunas opciones.

SABROSA Y SALUDABLE. Asada, cocida en caldo o con leche, la castaña representa uno de los alimentos esenciales de la gastronomía gallega y se consume sola o combinada con platos de caza, verduras, carne… además de constituir una excelente base para elaborar exquisitas sobremesas.

Actualmente nadie duda e sus calidades nutritivas y de su baja aportación calórica, pues su componente mayoritario son los hidratos de carbono (almidón, sacarosa y fibra soluble).

Tiene un bajo contenido de proteínas, aunque cuenta con un valor biológico más importante que de otros vegetales, es decir, de mejor calidad. La cantidad de gras presente en ellas también es muy baja, bastante similar a la de los cereales y, por tanto, muy inferior a la de los frutos secos. Es, además, una buena fuente de vitaminas C, E y B y minerales (K, P, Mg, Ca y Fe). Su bajo contenido en gluten está a despertar el interés para su utilización en alimentos aptos para celíacos y también para dietas bajas en sodio.

En definitiva, la castaña es un alimento muy nutritivo, además de sabroso, muy recomendable para incluir en una buena alimentación.

Jesús Quintá (Alibós): «Ser líderes en el mercado implica apostar por la excelencia en la calidad»

Anabel Dacosta (Pecado de Outono): «Si los castaños aguantan, nosotros estaremos con ellos»

“Ser líderes en el mercado implica apostar por la excelencia en la calidad”

Jesús Quintá, gerente de Alibós

Alibós se dedica desde hace más de 50 añosa la manipulación y venta de castañas con un amplio nicho de mercado a nivel internacional. La cosecha procedente del suelo gallego está certificado por la IXP Castaña de Galicia y parte de su producción está avalada por el Craega. Charlamos con Jesús Quintá, gerente de esta veterana firma y presidente de la IXP Castaña de Galicia.

¿Cómo se prevé la cosecha de castañas de este año?
Irregular. Algunos municipios gallegos resultaron muy afectados por la avispa del castaño y contamos con que su producción se vea menguada. La calidad del fruto disminuyó debido a las altas temperaturas que tuvimos en el inicio del otoño, pero esperamos que las variedades algo más tardías tengan mejor calidad.

¿Qué porcentaje se produce en ecológico en Alibós?
Cerca de un 10% de las castañas comercializadas en Alibós proceden de sotos certificados en ecológico, que no sufren ningún tipo de tratamiento con fitosanitarios ni fertilizantes no autorizados y en los que se realizan los trabajos agrícolas y recolección de forma sostenible y respetuosa con la fertilidad del suelo.

¿Cuándo deciden su conversión en ecológico y por qué?
Somos una de las empresas más antiguas certificadas por el Craega, desde su creación en 1997. En aquel momento vimos la potencialidad del mercado ecológico de la castaña en el resto de Europa y aprovechamos la posibilidad. Nuestra posición de líderes en la comercialización de castaña pelada para industria nos obliga a ofertar a nuestros clientes toda la gama de calidades y certificaciones posibles y de esta forma fidelizarlos.

¿Cuáles son sus principales proveedores?
Una gran parte de la castaña ecológica procede de zonas de Galicia de cultivo tradicional donde hay agricultores certificados y el resto procede de las fincas que gestiona Alibós con contratos directos con los propietarios de los sotos. También tenemos proveedores de otras comunidades de Portugal.

¿Qué propiedades se tienen que dar en el suelo para que el soto produzca castaña de calidad?
Los mejores suelos son los de más de 1 m de espesor, que garantizan la alimentación hídrica y de nutrientes, así como arenosos para favorecer un buen drenaje. El castaño prefiere suelos con pH ácido, con un contenido equilibrado en nitrógeno y materia orgánica.

¿Cuáles son sus principales líneas de producción?
Nosotros retiramos las dos pieles de la castaña mediante tecnología específica y la congelamos para que pueda utilizarse durante un largo período de tiempo por otras industrias que procesan productos derivados o para ser consumida directamente en los lineales de congelado de los mercados más gourmet.

¿Cuál es el principal mercado de Alibós?
Vendemos en 17 países, entre ellos, Francia, Suiza, Japón, EE.UU., Reino Unido, Alemania, Bélgica…

¿Qué es el Proxecto Soutos?
Se inició allá por 2010 y consiste en la realización de nuevas plantaciones, tanto propias como de terceros con un sistema de cultivo adaptado a la producción de fruta de calidad, mediante la selección de variedades de alto rendimiento que demanda el mercado.

¿Dónde está la clave de su éxito?
Ser líderes en el mercado implica apostar por la excelencia en la calidad, tanto del producto como del servicio que lo acompaña, invertir en I+D, incorporar las últimas innovaciones del proceso productivo y en el producto y actualizar continuamente la maquinaria y las instalaciones. De este modo podemos ser competitivos y, además, disponer de un amplio conocimiento de un mercado en el que llevamos 50 años trabajando.

Desde el inicio del Craega ha tenido lugar un aumento considerable tanto en la superficie dedicada a la producción eco como al volumen de negocio. ¿A qué cree que se debe este incremento?
El consumidor está cada vez más concienciado. Estamos viviendo en los últimos meses diversas iniciativas y protestas a favor de la urgencia de la protección medioambiental y la agricultura ecológica es el modo productivo que tiene que acompañar esta tendencia. Creo que el consumo aún tiene margen para incrementarse en los próximos años, sobre todo en el mercado interno, que acostumbra a ir un poco detrás de otros países europeos en este tipo de tendencias de consumo.

La castaña eco, el sabor del otoño gallego

Anabel Dacosta (Pecado de Outono): «Si los castaños aguantan, nosotros estaremos con ellos»

«Si los castaños aguantan, nosotros estaremos con ellos»

Anabel Dacosta, de la empresa Pecado de Outono

Anabel Dacosta y José Feijóo son los responsables de esta empresa, situada en el municipio ourensano de Riós. Tras más de quince años dedicados a la recolección de castaña, desde hace seis dieron el salto a su transformación y a la comercialización de la castaña fresca, deshidratada y harina, productos que salen a la calle con la garantía del sello del Craega.

Pecado de Outono nace de la necesidad de crear un medio de vida en el rural. Hace seis años se vieron en la tesitura de tener que decidir: trasladarse a la ciudad en la búsqueda de trabajo o montar una empresa en el rural. Y eligieron la aldea.

A pesar de tener ya algunos castaños heredados de la familia, resultaban insuficientes para abastecer el taller. «Las plantaciones nuevas no producen de una manera considerable hasta los veinte años, de modo que la alternativa eran árboles grandes abandonados que pudieran ponerse en plena producción en tres o cuatro años». Reconocen que, a pesar de ser un trabajo extremadamente duro, el resultado merece la pena: «Quitar malas hierbas del tamaño de árboles, eliminar matorrales… Todo a mano… Y podar en altura, pero sólo con mirarlos nos vemos reconfortados. Son árboles mágicos, magestuosos y agradecidos».

«En estos años su evolución, tras limpiarlos, podarlos, vacunarlos y cuidarlos año tras año, el resultado fue impresionante. Por fortuna, cada año tenemos más producción. Esto nos permite tener que comprar menos cada campaña a otros productores ecológicos, que, además, no hay en nuestro entorno», nos cuenta Anabel. En la actualidad, a pesar de que algunas son nuevas y su producción todavía no es representativa, poseen ya más de 200 árboles frutales muy variados.

La cosecha de este otoño se prevé incierta, porque a pesar de ser un año climatológicamente bueno, gracias a lluvia caída de forma constante a lo largo de estos últimos meses, sobrevuela la amenaza de la avispa del castaño, muy acusado en su zona. De hecho, «hay variedades, como la famosa, que está tremendamente afectada, de modo que hay árboles pletóricos y hay árboles sin nada», asegura.

La producción con más salida es la castaña fresca, pero sólo la hay en temporada, y no llega a los dos meses, pero también se está dando bien durante todo el año a harina y el fruto deshidratado. Tras estos seis años, afirman tener ya un nicho de mercado estable -suministran a tiendas ecológicas, incluidas a las de venta a granel, así como la ferias y supermercados eco-, pues su pretensión nunca fue la de ser grandes y siguen pensando así: «Sólo queremos ser sostenibles en todos los sentidos», afirma.

El proyecto de Pecado se completa con las visitas guiadas a su propiedad, a la que asisten grupos de colegios, grupos de adultos, asociaciones… y participan activamente todos los años con los campamentos que organizan dedicados a las castañas y a los sotos.

A pesar de la incertidumbre ante lo futuro, debido a las amenazas para el sector (la avispa del castaño y el cambio climático, así como el largo ciclo de la producción de la castaña), siguen manteniendo la ilusión en su trabajo: «Si los castaños aguantan, nosotros estaremos con ellos».

La castaña eco, el sabor del otoño gallego

«Ser líderes en el mercado implica apostar por la excelencia en la calidad»

La campaña ‘Somos Semente’ y una radiografía de la castaña eco abren la revista 51 del CRAEGA

La revista 51 del Craega llega al buzón de los operadores con una edición especial que otorga todo el protagonismo a Somos Semente, la campaña publicitaria que acaba de lanzar el Consello para dar un empujón a la agricultura ecológica en Galicia. El sumario de la edición de otoño también incluye una radiografía del sector de la castaña. Además de realizar un balance sobre su cultivo, el trabajo incorpora una entrevista con Jesús Quintá, gerente de Alibós, y alguna que otra receta para sacarle provecho en la cocina.

La publicación cuenta esta vez con la colaboración de la restauradora y bloguera Rocío Garrido Caramés para la sección de gastronomía bio. De su mano llegan platos como las croquetas de calabaza y queso o el jarrete de Caldelá.

La entrevista a Evaristo Rodríguez, gerente de Adegas Moure, completa los contenidos de la revista. Comercializado bajo la marca Abadía da Cova, su vino ecológico consiguió el Acio de Oro en las Catas de Galicia 2019.

Para el público general, la revista está disponible en formato digital.

Cerca de cien personas participan en los cursos de compostaje organizados por el Craega

Asistentes al curso de compostaje celebrado el 23 de octubre en el pazo de Quián, en Boqueixón. Foto: Craega

Cerca de un centenar de personas, entre operadores y público externo, asistieron a los cursos sobre compostaje doméstico que acaba de celebrar el Craega en colaboración con la Sociedade Galega do Medio Ambiente (Sogama). Impartido por personal de la entidad pública, los participantes tuvieron ocasión de acercarse en dos sesiones presenciales al proceso que permite transformar la materia orgánica generada en los hogares en compost. En realidad, se trata de una práctica natural de gran tradición, ahora modernizada con la utilización de recipientes específicos, los composteros.

La primera de las charlas tuvo lugar en la sede que el Consello posee en Monforte de Lemos el 16 de octubre. La segunda se desarrolló el 23 del mismo mes en Boqueixón, en el nuevo domicilio del Craega. Las jornadas formativas sirvieron para aclarar cuestiones como la localización del compostador (debe estar en contacto con la tierra para facilitar la entrada de los microorganismos descomponedores), así como aspectos vinculados al control de parámetros como el oxígeno, la temperatura y la humedad.

Después de seguir atentamente las explicaciones técnicas, los asistentes llevaron para su casa los colectores a fin de poner en práctica los conocimientos adquiridos. De 390 litros de capacidad y fabricados con materiales reciclados y reciclables, los 100 compostadores fueron cedidos por la Consellería de Medio Ambiente (a través de Sogama) al Craega. Con esta actividad formativa, el Consello culmina su adhesión al Programa de Compostaje Doméstico promovido por la Xunta.