Archivo de la etiqueta: craega

El FiBL lanza un nuevo informe con los conceptos clave y los principios básicos de la producción ecológica

El Instituto de Investigación de Agricultura Orgánica (FiBL) presenta Organic farming. Basic principles and Good practices, un dosier en el que explica los nuevos conceptos básicos de la producción ecológica y muestra como se aplican en la práctica. Se trata de una valiosa fuente de información para agricultores interesados en la conversión a la agricultura ecológica, que también sirve para otras partes interesadas en hacer que la producción de alimentos en Europa sea más sostenible.
Cabe destacar que en los últimos 20 años el mercado ecológico creció a nivel mundial con tasas anuales de uno la dos dígitos. Una prueba es que el mercado europeo creció casi un 8 % en 2018, superando los 40 billones de euros de facturación. De hecho, según este estudio, el sector ecológico europeo tiene un gran potencial para seguir creciendo.

PRINCIPIOS BÁSICOS
La agricultura ecológica se esfuerza en lograr una alimentación saludable que ahorre recursos, respete el medio ambiente y los animales y sea social y justa. Por eso, el agricultor ecológico busca utilizar principios y procesos naturales para lograr rendimientos excelentes mientras protege el medio ambiente.

CUIDADO DEL SUELO, CLAVE
La agricultura ecológica se presenta como una solución para que muchos países europeos revitalicen las tierras agrícolas con prácticas sostenibles y logren mejores rendimientos y precios. Lo que no se concibe sin un suelo y bien nutrido. Se consigue mediante procesos biológicos, libres de fertilizantes químicos o sintetizados, de calidad y con impactos mínimos en la flora, la fauna y atmósfera.
La rotación de cultivos persigue, además, objetivos a corto plazo para mantener la productividad y la salud del suelo. Por ejemplo, las semillas o mezclas leguminosas puras en cultivos principales o de siembra pueden proporcionar grandes cantidades de nitrógeno para cultivos posteriores. Esto es esencial, no solo para el crecimiento de las plantas, sino también para los organismos del suelo y, por lo tanto, para su actividad biológica en general.

CERTIFICACIONES Y REGULACIONES
La producción ecológica está regulada legalmente con certificados de garantía que definen los requisitos mínimos legales para la calificación y alimentos ecológicos. Todas estas regulaciones (estatales o personales) protegen los conceptos “bio” y “eco” en todos los lenguajes posibles.

Información extraída de BioEcoActual.

 

Abierto el plazo de inscripción para el webinario sobre cambio climático y sociedad que organiza la Fundación Biodiversidad

La jornada, dirigida a educadores, agentes sociales, cuadros técnicos, decisores políticos, estudiantes, empresas y población general, se realizará el 16 de abril, de 11:00 a 13:00 horas, a través de videoconferencia. Cuenta con la participación de la Fundación Biodiversidad y la Oficina Española de Cambio Climático. Para asistir es necesario inscribirse aquí.

La sesión se abrirá con Valvanera Ulargui, directora, y Francisco Heras, responsable del área de Estrategias de Adaptación, de la Oficina Española de Cambio Climático. Continuará con Elena Pita, directora de la Fundación Biodiversidad. Luego será el turno de Arturo Bustelo (Ideara Investigación) que presentará el estudio La Sociedad Española ante el cambio climático: percepción y comportamientos en la población y los resultados. Para finalizar, habrá un coloquio con Mónica Arto, Pablo Á. Meira y Miguel Pardellas, del grupo SEPA-USC.

Con esta jornada de presentación del proyecto se pretende difundir los resultados del estudio realizado, centrado en analizar las representaciones sociales del cambio climático como una forma de aportar conocimiento básico para orientar las estrategias educativas y de comunicación imprescindibles en el cambio social que nos atañe.

EL PROYECTO

El estudio que se presenta, financiado a través de la convocatoria de ayudas de la Fundación Biodiversidad para la realización de proyectos en materia de Adaptación al Cambio Climático,  permite obtener información sobre las actitudes, comportamientos, conocimientos y creencias de la sociedad ante el Cambio Climático, su percepción sobre las políticas y las medidas que se van adoptando, la relevancia atribuida o el potencial de amenaza percibido.

El trabajo ha sido realizado por la empresa Ideara Investigación, especializada en investigación social y estudios de mercado, con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. La entidad ha contado con la colaboración del Grupo de Investigación en Pedagogía Social y Educación Ambiental de la Universidad de Santiago de Compostela.

El 9 de abril finaliza el plazo de presentación para los Premios Alimentos de España 2020

¿En tu desarrollo profesional dentro de la producción ecológica prestas especial atención a la biodiversidad, el desarrollo rural, los recursos locales o la innovación? Pues tienes la opción de participar en los Premios Alimentos de España 2020 para la producción ecológica u otras modalidades, enviando tu solicitud antes del 9 de abril. Los participantes, ya sean empresas, entidades o personas físicas o jurídicas de naturaleza pública o privada, deberán cumplir con los requisitos de las bases reguladoras de la concesión de dichos premios. La documentación se presentará a través del registro electrónico del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Estos premios se convocan anualmente desde 1987 en reconocimiento a los profesionales o entidades que contribuyen a impulsar el sector tan importante en la economía española. Los galardonados son elegidos por un jurado formado por personas de reconocido prestigio.

Documentación

Para poder participar será necesario cumplimentar y adjuntar la siguiente información:

  • Anexos I y II de la convocatoria debidamente cumplimentados, disponibles en la sede electrónica del MAPA
  • Una memoria con las actuaciones más destacadas por las que se desea optar al premio (con un máximo de 10 páginas, escritas con letra Arial, tamaño 12, e interlineado sencillo de acuerdo con lo especificado en el anexo IV de la convocatoria)
  • La documentación complementaria que se estime oportuna (ver lo especificado en el anexo IV de la convocatoria)

Tanto la Memoria como la Documentación complementaria irán en formato digital. Las personas físicas que opten por cumplimentar y presentar los Anexos I y II en papel, también habrán de presentar, en formato digital, la memoria y la documentación complementaria.

Modalidades

Se establecen las siguientes modalidades:

  • Premio Alimentos de España a la Industria Alimentaria
  • Accésit a la Iniciativa Emprendedora
  • Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica
  • Premio Alimentos de España a la Internacionalización Alimentaria
  • Premio Alimentos de España Producción de la Pesca y de la Acuicultura
  • Premio Alimentos de España de Comunicación
  • Premio Alimentos de España a la Restauración
  • Premio Extraordinario Alimentos de España

Toda la información

¿Qué sembrar en primavera?

Ya bien entrada la estación, es el momento de comenzar a preparar el terreno para las cosechas de verano y, por supuesto, cosechas ecológicas. Llega el mes de abril, pero aun así no hay que confiarse con las temperaturas una vez superado el invierno, ya que la primavera puede ser inestable y traer consigo heladas que pueden echar a perder las plantaciones.

Hay que tratar de proteger las nuevas plantas de cultivo para evitar que se dañen con las bajas temperaturas. Para empezar, es un buen momento para preparar el terreno, eliminando las malas hierbas y planificando el diseño de la huerta, es decir, determinando dónde irá cada cultivo.
Si en marzo hubo siembras, es posible que ya haya algunas plantas para trasladar a la huerta. En este mes hay que plantar todas aquellas que se quieran cultivar durante el verano. Algunas pueden ser para todo el año, aunque prefieran la primavera, y otras son específicas para estos meses.

Algunas de las plantas que hay que poner en la huerta son las siguientes: tomate, lechuga, espinaca, pimiento, zanahoria, remolacha, calabacín, puerro, pepino, judía, calabaza, melón, sandía o fresa. Esta última ya comienza a brotar su flor y, si todo va bien, a inicios del verano ya podremos recoger los primeros frutos.

Os recordamos que en el buscador de nuestra página web podéis encontrar los operadores que trabajan esta fruta, así como otros productos tanto de origen vegetal como animal.

La Comisión presenta medidas para impulsar la producción ecológica dentro del Pacto Verde Europeo

La Comisión ha presentado un Plan de Acción para el desarrollo de la producción ecológica. Su objetivo general es impulsar la producción y el consumo de productos ecológicos, alcanzar el 25 % de las tierras agrícolas dedicadas a la agricultura ecológica de aquí a 2030 y aumentar considerablemente la acuicultura ecológica.

Entre los objetivos del plan de aquí a 2030 es aumentar considerablemente a acuicultura ecológica

La producción ecológica presenta varias ventajas importantes. Por ejemplo, los campos ecológicos tienen alrededor de un 30 % más de biodiversidad, los animales criados de manera ecológica disfrutan de un mayor grado de bienestar y reciben menos antibióticos, los agricultores ecológicos tienen mayores ingresos y son más resilientes, y los consumidores saben exactamente lo que reciben gracias al logotipo ecológico de la UE. El Plan de Acción se ajusta al Pacto Verde Europeo y las estrategias “De la Granja a la Mesa” y sobre biodiversidad.

El Plan de Acción está pensado para aportar al sector de la agricultura ecológica, que experimenta un rápido crecimiento, las herramientas adecuadas para alcanzar el objetivo del 25 %. Presenta 23 acciones estructuradas en torno a tres ejes (impulsar el consumo, aumentar la producción y mejorar la sostenibilidad del sector) para velar por su crecimiento equilibrado.

La Comisión anima a los Estados miembros a formular planes de acción ecológicos nacionales para incrementar el porcentaje nacional de la agricultura ecológica. Existen grandes diferencias entre los Estados miembros en cuanto a la proporción de tierras agrícolas que actualmente se dedican a la agricultura ecológica, que oscilan entre el 0,5 % y más del 25 %. Los planes de acción nacionales de agricultura ecológica complementarán los planes estratégicos nacionales de la PAC mediante el establecimiento de medidas que vayan más allá de la agricultura y de lo que se ofrece en el marco de la PAC.

PROMOCIÓN DEL CONSUMO

El aumento del consumo de productos ecológicos será crucial para animar a los agricultores a adoptar la agricultura ecológica y aumentar así su rentabilidad y resiliencia. A tal fin, el Plan de Acción propone varias medidas concretas destinadas a impulsar la demanda, mantener la confianza de los consumidores y acercar los alimentos ecológicos a la ciudadanía. Entre ellas figuran las siguientes: 

    • Informar y comunicar sobre la producción ecológica, promover el consumo de productos ecológicos
    • Estimular un mayor uso de la agricultura ecológica en los comedores públicos a través de la contratación pública 
    • Aumentar la distribución de productos ecológicos en el marco del programa escolar de la UE

 Las medidas también tienen por objeto, por ejemplo, prevenir el fraude, aumentar la confianza de los consumidores y mejorar la trazabilidad de los productos ecológicos. El sector privado también puede desempeñar un papel importante, por ejemplo, recompensando a los trabajadores con “ecocheques” que puedan emplear para adquirir alimentos ecológicos.

AUMENTO DE LA PRODUCCIÓN

Una de las principales medidas es aumentar la distribución de productos eco en el marco do programa escuela da UE; en la foto, menú escolar ecológico del CEIP Os Muíños (Muxía)

En la actualidad, alrededor del 8,5 % de la superficie agrícola de la UE se dedica a cultivos ecológicos y las tendencias indican que, con la tasa de crecimiento actual, la UE alcanzará entre el 15 y el 18 % de aquí a 2030. Este Plan de Acción aporta una serie de herramientas para dar un nuevo impulso y alcanzar el 25 %. Aunque el Plan de Acción se centra en gran medida en el “efecto llamada” de la demanda, la política agrícola común seguirá siendo un instrumento clave para apoyar la reconversión a la agricultura ecológica. 

En la actualidad, alrededor del 1,8 % (7 500 millones de euros) de la PAC se destina a apoyar la agricultura ecológica. La futura PAC contemplará regímenes ecológicos respaldados por un presupuesto de entre 38.000 y 58.000 millones de euros para el período 2023-2027, en función del resultado de las negociaciones de la PAC. Los regímenes ecológicos pueden servir para impulsar la agricultura ecológica.

Más información 

La salud, el sabor y el medio ambiente, principales razones para comprar alimentos eco

Aunque hay otras muchas razones, y con el paso del tiempo van cambiando, la salud, el sabor o el medioambiente son los principales motivos que se valoran en el momento de escoger productos ecológicos.

  • En cuanto a la salud, las personas que llevan una vida físicamente más activa y la cuidan están más inclinadas a incluir alimentos ecológicos en su dieta.
  • El sabor se vincula, muchas veces, a los alimentos locales que las personas mayores comían en su infancia, un factor que influye principalmente en las personas de avanzada edad. Además, suele tener más peso en las personas que son menos activas y no dan tanta importancia a la salud.
  • En cuanto al medioambiente, es un motivo que pesa más en ecologistas y colectivos conscientes de los daños medioambientales que suponen las prácticas de agricultura intensiva.
  • Otros de los factores que pueden influir son los siguientes: la preocupación por la seguridad alimentaria y deseo de evitar infecciones tóxicas; la preocupación por el bienestar animal y deseo de apoyar las producciones locales; o que sean productos de moda que les pueden reportar reconocimiento y estatus social.

PERFIL DEL CONSUMIDOR

Los padres y madres, especialmente de bebés o niños pequeños, son algunos de los principales consumidores de alimentos ecológicos. El objetivo fundamental es evitar la acumulación de pesticidas en el organismo durante el desarrollo de sus hijos. Esto empieza ya en el embarazo y luego se traslada al consumo de los primeros alimentos de la crianza. Otros de los consumidores son las personas que siguen dietas vegetarianas o veganas.  Además de estos grupos, en las encuestas salen otros perfiles como personas que tienen mascota o las que practican deporte regularmente, que suelen ser también consumidores de estos productos.

¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES OBSTÁCULOS?

Entre un 40 y un 70 % de la población se muestra positiva hacia este tipo de alimentos, pero tan solo entre un 5 y un 10 % de ellos los compra regularmente. El precio aparece como la barrera más importante a la hora de aumentar el porcentaje de alimentos ecológicos en la cesta de la compra. Otro de los factores es la dificultad para encontrarlos en las tiendas habituales, aunque esta tendencia está cambiando.

Más información

La Cooperativa A Carqueixa gana el XXI Premio Aresa de Desarrollo Rural

José Antonio Díaz muestra el premio acompañado de miembros del jurado

El presidente de la sociedad, José Antonio Díaz, recogió el galardón, dotado de 10.000 euros. Desde el jurado destacaron del ganador “el trabajo hecho a lo largo de estos años, así como el salto a la venta online

El auditorio de la Casa do Saber (Lugo) acogió la ceremonia del XXI Premio Aresa de Desarrollo Rural que estuvo presidida por el rector de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), Antonio López Díaz, y el presidente de Aresa, Álvaro Rodríguez Eiras, acompañados por la vicerrectora de Coordinación del Campus de Lugo, Monsterrat Valcárcel Armesto. Los tres formaban parte del jurado junto con Manuel Gómez-Franqueira, presidente del Grupo Coren, y María José Alonso Fernández, catedrática de Farmacia y Tecnología Farmacéutica de la USC.

La vicerrectora fue la encargada de leer el fallo del jurado que otorgó el premio a la Cooperativa A Carqueixa. El rector de la USC y el presidente de Aresa hicieron entrega de la placa conmemorativa y los 10.000 euros, con los que está dotado el premio, al presidente de la cooperativa, José Antonio Díaz. López destacó del ganador “el trabajo hecho a lo largo de estos años, así como el salto a la venta online con la marca Sabor dos Ancares para adaptarse a la nueva realidad que vivimos tras esta pandemia”.

A Carqueixa está inscrita en el Craega como productor agrícola para la producción de frutos secos y setas. Tiene su origen en 1994, año en el que su fundó para comercializar de forma conjunta los terneros y la compra de insumos, adquirir más dimensión y conseguir que los productores de carne de Cervantes fuesen un sector más fuerte y cohesionado.

CAMPAÑA AUDIOVISUAL ‘GANDERÍA HEROICA’

Se da la circunstancia de que este premio le llega a la cooperativa cuando su presidente y el cineasta Oliver Laxe, autor del aclamado filme O que arde, están llevando a cabo la presentación de nueva campaña audiovisual para promocionar y difundir la que han denominado la “Gandería Heroica” de Os Ancares. El proyecto se dará a conocer en las redes de Sabor dos Ancares, una iniciativa de comercialización directa de ternera gallega suprema de la cooperativa, emplazada en la zona.

Trasdeza Natur recibe uno de los premios finalistas do programa TalentA 2021

La firma silledense (Pontevedra) Trasdeza Natur continúa cosechando premios. El proyecto de María José Tallón obtuvo uno de los dos premios finalistas del programa TalentA 2021 al emprendimiento rural. El premio está organizado, por segundo año, por Corteva Agrisciencie y la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales en España (Fademur).

Tallón ha sido pionera en la técnica de deshidratado solar de frutas y verduras procedentes de su huerta de cultivo ecológico, ya que emplea como fuente la energía solar. Se trata de una nueva forma de almacenamiento que brinda una durabilidad más larga con la garantía de tener frutas o verduras con todas sus propiedades, además se adaptan a los nuevos tiempos y retos culinarios.

La huerta ecológica fue impulsada por Tallón en su casa materna que, junto con las fincas, estaba en desuso y riesgo de deterioro progresivo. Este proyecto, situado en la parroquia de Cortegada, también está entre los ocho proyectos que selección la Red Rural Nacional para los Premios de Inspiración Rural 2021 que convoca la Red Europea de Desarrollo Rural.

La emprendedora silledense suma más premios. Más información.

Granxa Maruxa + Milhulloa = Muuhlloa, cosmética gallega, ecológica y colaborativa

De izquierda a derecha: María Álvarez, Carmela Valiño, Marta Álvarez, Chusa Expósito y Anxos Orgueira.

En la comarca de A Ulloa se asientan dos marcas de productos ecológicos del Craega con más de veinte años de historia. Por un lado, Granxa Maruxa, que está regentada por Marta Álvarez y, desde hace unos siete años, le ayuda su hermana María. Ambas trabajan para obtener la mejor leche ecológica que sale de su granja ubicada en Monterroso. Por otro lado, en Palas de Rei está Milhulloa, una empresa que se centra en el cultivo ecológico de plantas medicinales y hortalizas. Esta cooperativa está regentada por la farmacéutica Chusa Expósito y la bióloga Carmela Valiño, junto con Anxos Orgueira. El bajo pago de los productos de las cinco las llevó a tener que innovar, pero siempre manteniendo su filosofía de trabajo y producción. Así es como nació Muuhlloa, una firma de productos cosméticos gallegos y ecológicos.

Este año recibieron el premio Son Muller de la Asociación de Mujeres Empresarias de Lugo, en el apartado Empresaria Rural, por la calidad de sus productos y por su firmeza al apostar por lo ecológico, lo rural y desde lo femenino. Un premio que para estas cinco mujeres significa mucho, más al ser económico, “algo que necesitamos mucho para seguir trabajando, investigando e innovando”.

El producto que salió a la luz para dar a conocer la marca fue una leche corporal, hecha con leche y milenrama. Como la propia María relata, “hicimos lo evidente: una leche corporal con leche, algo que hasta ahora no hay”. Los comienzos fueron buenos, ya que ambas firmas que las preceden son unos referentes en Galicia en cuanto a productos ecológicos. Pero también hicieron la labor de darlo a conocer en diferentes ferias. Actualmente, cuentan con tres productos a la venta, aunque en breve lanzarán otros como un champú y un labial. Los productos que sacan cuentan con el sello de bio.inspecta y ECOPlus de Bio Vida Sana.

Describen Muuhlloa como una entidad colaborativa, ya que, para cada producto que sacan, cuentan con otra entidad de la zona que trabaja con la misma filosofía que estas cinco emprendedoras. “Las dos primeras empresas fuimos nosotras, pero por ejemplo, para la crema de la cara contamos con manzana de Ribela, lechuga de mar de Mar de Ardora y cera de abeja de Polemel”, explica María. Para los productos que saldrán entrarán nuevas empresas, también ecológicas y que buscan el mismo objetivo. Esta forma de trabajo les permite a las otras empresas crecer y también así, consiguen que Muuhlloa llegue más lejos y crezca.

“Todos los que somos pequeños, estamos más unidos y nos hacemos publicidad”

¿Cómo surgió la idea?

Marta: Pues de lo mal que nos pagan la leche. Un día de invierno me acerqué hasta Milhulloa quejándome de eso y ellas también se lamentaban por los precios de sus productos. Al final, nosotros vemos que tenemos buenas materias primas. Tenemos la misma filosofía de trabajo y somos contrarias a las grandes superficies. Lo primero que pensamos fue hacer una leche corporal con la leche de la granja y sus plantas. A partir de ahí, dijimos que podía ir para delante y seguimos.

Chusa: Nosotras desde el principio trabajábamos con algún balneario para hacerle unos aceites. Entonces esto fue como el brote de la cosmética, que era nuestra ilusión. Además, al juntarnos con una persona como Marta, que es una bomba, teníamos que tirar para adelante. No pensamos en ningún momento en no llevarlo a cabo. Esa idea siempre la tuvimos y cuando ella nos habló de la leche los pareció maravilloso.

¿Cómo fue el proceso de elaboración?

María: Chusa y Carmela son farmacéutica y bióloga, respectivamente. Ellas pensaron cuáles serían las plantas que se ajustaban a cada producto. La milenrama, o hierba de los carpinteros, es muy cicatrizante, calmante y por encima la hay por todas partes. Chusa dijo que mezclándolo daba un buen resultado y probamos. Nosotros teníamos claro que tenía que llevar una buena parte de leche, y lleva un 40 %. Luego ellas recogieron la milenrama, maceraron los pétalos y hacen el hidrolato. El día que se tiene que llevar todo la Iuvenor Lab (O Carballiño) se prepara. El laboratorio es lo que le da un registro sanitario, hace los análisis y certifica que es una crema estable en el tiempo y que no contamina. Además, para nosotros es un ahorro. Nosotros les llevamos las materias primas bastante elaboradas y luego ellos hacen la emulsión y empaque.

¿Por qué la milenrama para la leche corporal?

Carmela: Es la que predomina en esta finca y en el estudio que hicimos le vimos muchas propiedades. En el tema de piel es cicatrizante. De hecho, le llaman la hierba de los carpinteros porque tiene la capacidad regeneradora. Es calmante. Cada día le vemos nuevas propiedades. Los componentes que tienen y los principios activos tienen esas capacidades.

La leche está en cada producto, pero ¿cómo hacéis la elección de las hierbas?

Carmela: De las que tenemos aquí vemos las propiedades que tienen y que queremos meter a cada crema. La facial tiene por objetivo darle elasticidad a la piel para prever el envejecimiento, pues ponemos plantas que tienen la capacidad antioxidante. Todo eso junto con los estratos que buscamos de otros productores que integramos.

Chusa: Desde el siglo XIX, que tuvo lugar la revolución de la química moderna, está todo estudiado y, a partir de ahí, vamos mirando. Lo importante es que sea una mezcla buena para que mejoren las propiedades. Además, nos encanta el sistema de hacer una cosmética colaborativa. Cada vez que sacamos algo nuevo, miramos a qué colegas productores podemos sacarle algo nuevo para el producto. Al final, todos los que somos pequeños estamos más unidos y nos hacemos publicidad entre nosotros.

¿Cuál diríais que es el producto estrella?

Marta: Son los tres que tenemos ahora mismo, pero depende de las épocas. Estamos muy contentas en ese aspecto porque el mundo de la cosmética no es un mundo fácil, ni mucho menos, pero la gente que prueba apunta que tiene una buena calidad.

Ahora están pendientes nuevos productos…

Chusa: Sí. Un labial del que ya tenemos todo hecho, pero nos hacen falta dinero. Para todo esto, para el proceso de estudio y todo… Nosotros no tenemos maquinaria. Para que cumpla la función del producto, necesita un plan de estudio y maquinaria para eso. Ahora incluso tenemos liquidada la fórmula del gel y labial.

Carmela: Tenemos pendiente otra colaboración con otra científica de aquí y estamos ahí para seguir con el tema de nuevas especies para la cosmética.

¿Cuáles diríais que son las razones para mercar estos productos?

María: Lo primero, por supuesto, es que son productos ecológicos. Son buenos. Y después también la gente se entera de que somos cinco mujeres con una empresa muy pequeña y que estamos tratando de hacer algo bien hecho y desde la solidaridad. Entonces esto también los incita a comprar para colaborar. Siempre hablamos de la gente que colaboramos y lo ponemos en las etiquetas.

Marta: Es una innovación grandísima. Empezó en una granja que hace cosmética.

En cuanto a los consumidores, ¿de dónde es la clientela?

Marta: Empezamos en Madrid y estamos muy extendidas allí, la verdad; gracias a un programa en el que salimos. En Cataluña y el País Vasco también tenemos buenas ventas. Lo que nos falta fuera de Galicia son tiendas físicas; tenemos en sitios puntuales.

GRANXA MARUXA

Granxa Maruxa cuenta con más de veinte años como tal, pero su historia se remonta cincuenta años atrás cuando el padre de María y Marta inició el proyecto. Cuando Marta estaba a punto de finalizar sus estudios de Empresariales, llegó la casa y “habían escapado las vacas, las traje y me pareció sencillo”. A partir de ahí empezó su andadura. Tuvo que aprender todo de cero, ya que no contó con mucha ayuda, “no confiaban”. Tras aprender todo lo relacionado con esto, visitó la granja Casa Codesal con su padre “y él mismo vio que era posible lo ecológico”. Contando con el sello del Craega, empezó con su producción de leche. Actualmente está a punto de salir la Cooperativa As Vacas da Ulloa, un proyecto que nace junto con Ganados A Cernada y con el que harán todos los productos derivados de la leche. Desde hace siete años tiene la ayuda de su hermana María, que cerró el estudio fotográfico para ir a vivirse para el rural: “Estoy encantada, no me cambiaría por nada”.

Hoy cuentan con unas 62 vacas, de las que ordeñan unas 28. En cuanto a productos agrarios solo tienen huerta para autoconsumo, pero fue una de las ideas que también se le pasó por la cabeza a esta emprendedora. “Lo vi muy complicado y preferí centrarme en la leche”.

En la carballeira que hay alrededor de su vivienda y de la granja también acogen el Festival Agrocuir. Una idea que nació para darle más vida al rural. Además de este, que ya tiene historia, también se celebró el Monterrosón o el de Arte no Rural, que ya se muestra en el exterior de la granja y vivienda.

MILHULLOA

El proyecto de Milhulloa también cuenta con más de veinte años de vida. Al finalizar las carreras de Chusa y Carmela, decidieron meterse en un máster de creación de empresas. La idea que iniciaron ya comprendía las plantas medicinales. Su proyecto fue escogido y, tras finalizar el año de estudios, decidieron que tenían que seguir adelante. La idea que les proponían era que empresas de fuera les comprasen los productos, “pero no pagaban ni la cosecha”. Desde el inicio, decidieron contar con el sello del Craega para su proyecto pionero. “Empezar con plantas medicinales no fue ventajoso, porque en aquel momento no se consumían tantas infusiones”, explican. Pero poco a poco fueron calando y la entidad fue creciendo.

En invierno la cámara de secado estaba vacía, por lo que decidieron buscar una alternativa. Empezaron con el excedente de producción de la espinaca, pero volvieron a su filosofía de productos autóctonos y probaron con el grelo. Tras las pruebas, vieron que quedaba bien y fue una salvación para darle uso al secadero en ese periodo.

Actualmente cuentan con unas 65 variedades, incluyendo las mezclas. Y la forma de trabajar es tratar con gente que está en ecológico y tiene plantaciones de grelos. Además, le secan diferentes productos a variadas empresas. Le realizan un pequeño estudio para saber cómo va a quedar y luego ya trabajan con las diferentes marcas. Milhulloa cuenta con unas 10 hectáreas de cultivo de las plantas, aunque hasta la primavera no hay nada.

La pandemia en este sector parece no haber pasado. “Quizás porque la tendencia fue a ir más al pequeño comercio y ahí es donde estamos nosotros”, apuntan. Aprovecharon esta época tan atípica para hacer un etiquetado diferente, “un homenaje para los abuelos y padrinos, que al final son los que siempre nos consienten y los que más se están viendo afectados por la pandemia”.

Dolores Raigón: “En agricultura convencional se sigue agrediendo al planeta sin coste alguno”

Dolores Raigón Jiménez, vicepresidenta de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE). Foto: SEAE

Lo ecológico tiene por delante un escenario esperanzador, siempre y cuando la política no frustre sus expectativas. Lo dice M.ª Dolores Raigón Jiménez (Montilla, Córdoba, 1961), doctora en Ingeniería Agrónoma y catedrática de Edafología y Química Agrícola por la Politécnica de Valencia, además de profesora en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural. También ocupa el cargo de vicepresidenta de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE). Pocas voces hay en España tan autorizadas como la suya para analizar la realidad de la producción ecológica. En plena pandemia publicó Manual de la nutrición ecológica. De la molécula al plato (SEAE, 2020), un libro en el que trata sobre el qué, cómo y de dónde comer.

Producto eco vs. convencional. ¿Hay algún dato objetivo que avale que el primero es mejor que el segundo?
A fecha de hoy tenemos datos procedentes de investigaciones científicas que nos indican que los alimentos ecológicos son seguros porque no exponen a los consumidores a residuos de plaguicidas sintéticos. La exposición a antibióticos, microorganismos, nitratos, metales pesados u organismos genéticamente modificados (OGM) es muy escasa o nula. Además, desde el punto de vista nutricional, las concentraciones de los nutrientes en los alimentos bio se ajustan a los niveles estándar de composición y en algunos parámetros se superan significativamente, presentando mayores contenidos en vitamina C, antioxidantes totales, minerales y ácidos grasos omega 3 (ω3) y omega 6 (ω6). Sin olvidar que existen otros beneficios asociados gracias a la contribución que la agricultura ecológica realiza al medio ambiente, la biodiversidad, el paisaje, la transmisión del conocimiento patrimonial agrícola y ganadero, o cuestiones relacionadas con el relevo generacional de las explotaciones.

¿Son sólo evidencias o existen estudios científicos que realmente sostengan afirmaciones del tipo “los productos ecológicos son más saludables”?
Las evidencias vienen de los estudios científicos publicados, las intuiciones son las que tienen otros orígenes. La influencia de los modelos dietéticos y nutricionales tuvo una repercusión sobre la salud. De hecho, se reconoció un aumento de ciertas enfermedades crónicas, no contagiosas, como consecuencia de la dieta y los hábitos de vida. En cualquier caso, las investigaciones que avalan los efectos de los alimentos ecológicos son pocas porque resultan muy costosas.
Aun así, en informes publicados se indica que la dieta bio reduce los factores de riesgo cardiovascular, tanto en individuos sanos como enfermos. Algunos argumentos científicos sugieren un fuerte papel protector de la frecuencia de consumo de alimentos orgánicos con respecto al riesgo de padecer diabetes tipo 2 e hipertensión en varones, sobrepeso y obesidad. Concluyen que las pautas nutricionales deben ser revisadas en función de las prácticas agrícolas ejecutadas en la producción de alimentos.
Incluso en algún trabajo se encuentran relaciones de tipo emocional, indicando que, para el adulto de mediana edad, la elección de un estilo de vida basado en una dieta ecológica constituye una conexión con aspectos como la identidad, los valores y el bienestar. Por último, la no presencia de residuos fitosanitarios constituye un beneficio evidente para la salud.

¿Qué hay detrás de esos estudios y/o noticias que, con cierta frecuencia, agreden a la agricultura ecológica?
Sistemáticamente se vienen produciendo ataques al sistema de producción ecológico de forma directa o con mensajes tendenciosos. Muchos de los argumentos en los que se basan estos ataques se retroalimentan de las mismas fuentes y en algunos casos son argumentos manipulados, no coincidentes con el mensaje original. Quiero insistir en que la alimentación y la agricultura ecológicas responden a una demanda de la sociedad que exige medidas sobre la protección del medio ambiente y la calidad de los alimentos, haciendo especial hincapié en las limitaciones y en las consecuencias de la producción ecológica. Hablar de agricultura ecológica es hablar de biodiversidad. Mantener la fertilidad del suelo implica el incremento de sus microorganismos, algo que es necesario para respetar los ciclos elementales de la materia orgánica.
La sanidad vegetal debe realizarse a través del equilibrio del ecosistema, aplicando técnicas como la introducción de setos o la implantación dentro de la misma parcela de técnicas de asociación y rotación de cultivos. En ganadería, la introducción de variedades y razas autóctonas le da al territorio un considerable valor añadido… Si esta es la realidad de la producción ecológica, ¿hasta cuándo nuestros agricultores y ganaderos deben estar pidiendo perdón por hacer las cosas bien y pagar para que quede constancia de ello? Mientras tanto, en agricultura convencional se sigue agrediendo al medio ambiente y a la salud global del planeta sin coste alguno.

Por continuar rebatiendo a los detractores de este modelo, ¿qué ventajas tiene para la salud consumir alimentos eco?
Insisto en la dificultad que requiere obtener resultados científicos en el plano de la salud. En cualquier caso, el concepto de salud abarca la totalidad y la integridad de los sistemas vivos. No se trata sólo de la ausencia de enfermedad, sino del mantenimiento del bienestar físico, mental, social y ecológico de los individuos y sus ecosistemas. De este modo, los suelos saludables producen cultivos saludables que fomentan la salud de los animales y de los seres humanos y del planeta como uno e indivisible. La inmunidad, la resiliencia y la regeneración son características clave de la salud. Todo esto, unido a que los alimentos bio no presentan residuos químicos de síntesis ni OGM y tienen mayor valor nutricional, lleva a concluir que sin duda son mejores para la salud.
Así mismo, también existen evidencias de la mayor concentración de sustancias de carácter antioxidante en los alimentos de producción orgánica debido a que las prácticas de fertilización y de sanidad vegetal generan más mecanismos de defensa entre la propia planta. El resultado es la síntesis de sustancias beneficiosas para el organismo. En los productos de origen ganadero la presencia de mayor fracción de ácidos grasos mono y poliinsaturados constituye también una de las aportaciones más importantes para la salud.

¿Y para el medio ambiente?
Existe un gran número de variables ambientales a favor de las técnicas de agricultura y ganadería ecológicas. Las explotaciones bajo este sistema de producción presentan menor lixiviación de nitratos, fósforo y productos fitosanitarios, contribuyendo a la mayor calidad de las aguas subterráneas y superficiales. La lixiviación, al igual que las emisiones de óxido nitroso y de amoníaco, se reduce por unidad de superficie productiva. La degradación severa de los ecosistemas marinos y de agua dulce en todo el mundo está vinculada al uso excesivo de fertilizantes nitrogenados y fosforados, lo que provoca la eutrofización del agua dulce y la producción de zonas hipóxicas en aguas costeras.
Además, los impactos ambientales de la agricultura ecológica se limitan mucho en la medida en que no se emplean moléculas químicas de síntesis persistentes en el sistema. La agricultura ecológica recurre a técnicas que buscan mantener el equilibrio natural y, de ser el caso, las sustancias que utiliza responden a una composición equivalente a su presencia en la naturaleza.

Explíquenos los peligros para la salud de los fitosanitarios y químicos que se utilizan en cultivo convencional.
No soy partidaria de generar miedos o proyectar sensacionalismos sobre este tema, pero la exposición humana a los fitosanitarios es un hecho bien estudiado en los últimos años. Existe información de los efectos agudos de estos productos en casos de intoxicación por exposiciones a las sustancias químicas presentes en los mismos. Son conocidos los trabajos sobre incidencia y mortalidad por cáncer (cerebro, pulmón, ovario, próstata, sarcomas de partes blandas y algún tipo de leucemia) en agricultores, cuyo riesgo es superior al resto de la población general. También tienen algunas consecuencias sobre el desarrollo y funcionalidad de diferentes órganos y sistemas: alteraciones neurológicas, reproductivas, endocrinas o inmunológicas, e incluso fracasos funcionales y cambios importantes del comportamiento. Por eso, considerando valores globales, los alimentos ecológicos muestran evidencias científicas de ser más seguros, ya que no presentan residuos fitosanitarios.
En un estudio del servicio de investigación del Parlamento Europeo, se concluye que los residuos en frutas y verduras producidas por técnicas convencionales constituyen la principal fuente de exposición a plaguicidas en humanos.

La crisis económica derivada de la pandemia ha mermado el poder adquisitivo de muchas familias. ¿Esto supone un freno para la tendencia ascendente que venía manifestando el consumo de productos eco?
Todo lo contrario. Lo que se ha visto en los momentos de la pandemia, marcada por la crisis sanitaria, ecológica, social y medioambiental, es que los consumidores han priorizado la alimentación frente a otras ofertas de consumo. En resumen, la preocupación por la situación se ha traducido en compra positiva de productos bio.

¿Conviene entonces ahora insistir, más que nunca, en que los alimentos ecológicos no son caros?
Aunque los estudios demuestran que una menor renta aumenta la búsqueda de precios económicos en los alimentos, esta tendencia está muy relacionada con el rol que los consumidores le asignen. En el plano negativo, un coste elevado significa que se debe hacer un sacrificio. Por el contrario, un enfoque positivo señala alta calidad del producto. En general, los alimentos baratos suelen tener altos contenidos en grasa y en azúcar, cuyo consumo según las pautas dietéticas actuales debe reducirse por sus consecuencias para la salud pública. Por eso, el ingreso es sólo un factor explicativo parcial y es sustituido por otras variables sociodemográficas, educacionales, de salud, presencia de menores en el hogar, etc., que eliminan la barrera de los precios altos. En este sentido los alimentos ecológicos nunca han sido caros.
Si el consumo de los alimentos incluyera los valores reales de los costes ambientales y del sistema de salud, el modelo de producción convencional dominante saldría muy mal parado frente al ecológico.

¿Le parece positivo para el sector que se aplace la entrada en vigor del nuevo reglamento de producción ecológica?
Atendiendo al trabajo que faltaba para su entrada en vigor en los diferentes territorios, creo que el aplazamiento ha sido una buena decisión.

¿España está preparada para cumplir el Pacto Verde Europeo y hacer su contribución para que el 25% de la superficie agraria de la UE sea ecológica en el horizonte de 2030?
Creo que España está en el buen camino, pero debe priorizar los esfuerzos y realizar una mayor apuesta por la producción ecológica. Se ha demostrado que los productores han realizado bien sus deberes y también que los consumidores están entrando en el buen planteamiento (de ahí el incremento en la oferta y la demanda de alimentos bio). Sin embargo, falta valentía política a la hora de tomar decisiones que apoyen al sector.

A modo de conclusión, ¿qué escenario se presenta a corto-medio plazo para el sector ecológico?
Un escenario esperanzador, pero tengo la sensación de que le va a tocar un esfuerzo extra a productores y consumidores. Desconfío de las agendas políticas o de las decisiones de lavado en verde que están tomando algunas instituciones.


Un manual para desgranar los nutrientes de los alimentos eco

En Manual de la nutrición ecológica. De la molécula al plato (SEAE, 2020), Dolores Raigón realiza una profunda evaluación bioquímica de los nutrientes y su presencia en los alimentos, tanto ecológicos como convencionales. El objetivo de esta primera parte (capítulos 1 al 8) es entender con un lenguaje accesible de qué moléculas se habla cuando se citan los nutrientes, cómo el modelo agrícola, ganadero y de transformación puede influir en su acumulación, y la importancia que tienen en la concentración selectiva de los alimentos.

En el siguiente tramo del libro (capítulos 9 al 16), la autora hace un barrido descriptivo por los alimentos más representativos en la nutrición y con un consumo más generalizado (cereales, legumbres, frutas, verduras frescas, frutos secos, leche y derivados) o de origen ganadero (huevo, carnes de pollo, conejo y ternera) y acuícola. Ya por último, se elabora una dieta semanal teórica cumpliendo las necesidades nutricionales diarias, en función del origen bio o no de los alimentos.

Raigón concluye que los productos orgánicos pueden tener unas consecuencias positivas sobre la salud porque, en el proceso de producción, se garantiza el incremento de nutrientes, la ausencia de residuos químicos y el aumento de las sustancias bioactivas.