Trasdeza Natur: una huerta ecológica de premio

María José Tallón García (Trasdeza Natur) sosteniendo la distinción que le ha otorgado el Ministerio en los XI Premios de Excelencia a la Innovación para Mujeres Rurales. Foto: MAPA

El Agader 2018, el segundo premio Semente Ribeira Sacra y ahora el que otorga el Ministerio de Agricultura a las mujeres rurales con mejores ideas. María José Tallón García, fundadora de Trasdeza Natur, no deja de recibir reconocimientos por la huerta ecológica que montó en Silleda (Pontevedra). “Es el resultado de mucho esfuerzo y trabajo. Tenemos muy claro el modelo de negocio que debemos seguir”, señala. Certificado por el Craega y con un sistema pionero para deshidratar frutas y verduras con energía solar, su proyecto la llevó a recoger días atrás en Madrid el tercer galardón de los XI Premios de Excelencia a la Innovación para Mujeres Rurales en la categoría de actividad agraria.

Tallón siempre supo que ámbito rural, agricultura ecológica y tecnología sostenible pueden ir de la mano. En 2016, se quedó sin trabajo y fue entonces cuando comenzó a pensar en la finca familiar como opción de autoempleo. Economista de formación, para profesionalizar la explotación de alrededor de 6.000 m2 hizo una inmersión inicial en el sector primario a través de varios cursos y talleres que le dieron una visión más técnica. Quería cultivar vegetales sin tratamientos químicos, pero también transformar el producto para llegar a nuevos nichos de mercado.

“Montamos el obrador y nos dimos cuenta de que la deshidratación era la forma de transformar que más respeta el producto natural porque conserva la mayoría de sus propiedades”, explica. No fue sencillo encontrar una tecnología que cumpliera con su filosofía. Después de hacer contactos en Centroamérica, Tallón dio con una solución mucho más cerca, en la Universidad de Santiago (USC). En la Facultad de Física estaban trabajando con un prototipo de secadero solar para algas y se pusieron de acuerdo para adaptarlo a su huerta.

En uno de los extremos de la huerta ecológica se sitúan los paneles solares que abastecen el taller.  Foto: TN

En 2017, Trasdeza Natur comenzó con la transformación de producto. “Fuimos mejorando la máquina de la USC poco a poco y adaptándola a nuestras condiciones con el objetivo de conseguir autonomía y huella de carbono cero”, añade. Aprovechando la energía solar y sin emisión alguna, lo que obtiene son frutas y verduras deshidratas con sello ecológico para consumir con yogur, cereales o como snack saludable.

LOS EFECTOS DE LA COVID. La pandemia en Trasdeza Natur tiene un doble efecto: ralentizó proyectos a punto de ver la luz y ha dado un discreto empujón a las ventas online. “Notamos más interés a nivel local, pero es cierto que mucha gente de la ciudad vino al rural durante el confinamiento y cultiva su propia huerta”, comenta Tallón. A su clientela, fundamentalmente de la zona, le sirven hortalizas y frutas de temporada en formato fresco y deshidratado. Pueden comprar a través de la web y recibirlo en la casa (servicio en Silleda y alrededores).

En un futuro, su intención es continuar desarrollando la tecnología que tanta fama le ha dado al proyecto y sacar nuevos productos deshidratados y en mayores cantidades.

LA CERTIFICACIÓN. La huerta de Silleda nació con la convicción de que lo sello del Craega era una de sus piedras angulares. “Para nosotros es una garantía de calidad. Es una manera de cerciorarte de que haces las cosas bien porque hay un agente externo que, con un punto de vista oficial, certifica que es así”, recalca Tallón.

“En el rural hay muchos caminos por explorar y ahora debería estar más vivo que nunca. Emprender es viable y da muchas satisfacciones. Sólo el hecho de estar en contacto con la naturaleza genera tranquilidad”, concluye para animar a las nuevas generaciones.


La laguna, una depuradora natural para el riego

El proyecto sostenible de Trasdeza Natur cuenta también con una laguna para reutilizar el agua del taller y destinarla al riego. Con el objetivo de evitar vertidos al terreno o a la cuneta, se optó por instalar un sistema de depuración con plantas que permite eliminar los residuos sin dañar el medio ambiente y además darle un nuevo uso al agua.

De hecho, la empresa cuenta con el sello de calidad turística en destino (categoría turismo industrial) y, periódicamente, recibe visitas de centros escolares, escuelas técnicas, profesionales, etc. Las entradas se pueden comprar en la web.

La laguna está totalmente cubierta de plantas y funciona como un filtro verde. Foto: TN