El CRAEGA dona el premio Aresa a entidades de interés social

Silva Rodríguez, izquierda, José Armando Tellado, Montserrat Valcárcel Armesto, José González, Antonio López, Francisco López Valladares y Álvaro Rodríguez Eiras (Foto: Aresa)

El Consello Regulador da Agricultura Ecolóxica de Galicia (CRAEGA) donará el importe íntegro del premio Aresa a colectivos de interés social. Con los 10.000 euros en metálico del galardón, fondos propios y la colaboración de empresas del sector, el Consello hará llegar producto certificado a diversas entidades e instituciones que destacan especialmente por el servicio que prestan a la sociedad.

Así lo anunció este viernes 29 de marzo Francisco López Valladares, presidente del CRAEGA, coincidiendo con la entrega del galardón en el auditorio de la Facultad de Veterinaria (Lugo). La cita estuvo presidida por el rector de la Universidad de Santiago (USC), Antonio López Díaz; el conselleiro do Medio Rural, José González Vázquez; y el presidente de Aresa, Álvaro Rodríguez Eiras.

Este premio pertenece a los más de mil operadores que integran la familia del CRAEGA. Tenéis que saber que este premio es vuestro. Porque cada día os levantáis para luchar por el rural gallego y hacer de este país un mejor sitio para vivir”, recalcó Valladares durante su intervención. Desde el Consello, “siempre hemos defendido, y seguiremos defendiendo, que la certificación sea pública. Es la mejor opción para empujar al sector porque es un modelo de prestigio, garantista, participativo y justo”, argumentó.

Valladares aprovechó para recordar que el sello del CRAEGA acredita las propiedades nutricionales de los alimentos, pero también constata que este producto ha sido elaborado de modo “sostenible, respetando las condiciones medioambientales, el bienestar animal y, por supuesto, favoreciendo la biodiversidad”.

GARANTÍA DE CALIDAD. En la misma línea se pronunció el presidente del grupo Aresa, empresa impulsora del galardón junto con la USC. El sello del CRAEGA “rompe definitivamente con la falta de rigor que existió en este sentido en el pasado”.

El grupo Aresa comercializa desde hace tiempo productos ecológicos y, en palabras de su presidente, “la agricultura y la ganadería ecológicas forman parte de una nueva realidad del sector, tienen un gran porvenir y convivirán con la producción convencional de forma necesaria. Se debe combatir el debate enfrentado entre las dos formas de producir, ambas son absolutamente necesarias, distintas y complementarias para dar respuesta al reto de alimentar a la población mundial”, explicó durante su intervención.

El conselleiro de Medio Rural, José González Vázquez, felicitó al Consello por el reconocimiento recibido e hizo hincapié en que “juega un papel fundamental en la expansión de la agricultura ecológica”. Este modelo de producción –continuó- es “la agricultura del futuro por su oferta de productos sanos y saludables, de máxima calidad y concienciada con nuestro entorno”.

El rector de la USC, Antonio López Díaz, clausuró la gala agradeciendo al público su presencia y dando la enhorabuena al CRAEGA por el premio. Aprovechó también para destacar la labor de todas las candidaturas que se presentaron a esta edición, pues “son todas un gran ejemplo de la puesta en valor del rural”, dijo.

22 AÑOS DE HISTORIA. El CRAEGA es el órgano encargado del control y de la certificación de la agricultura ecológica en Galicia. Nació en 1997 y comenzó su actividad con la certificación de producciones vegetales. Fue en los años 2000-2001 cuando amplió su labor a la producción animal y ya en 2010 incluyó la acuícola, pues también certifica productos de pesca como el mejillón o la extracción sostenible de algas.

El jurado tuvo en cuenta para hacer al Consello merecedor de este premio tres argumentos: lograr que la agricultura ecológica sea uno de los motores del desarrollo rural, con una especial respuesta a la demanda de consumo en Galicia; defender un proyecto de control y regulación de la producción de manera multisectorial, y lograr que la agricultura ecológica sea una de las causas principales para la implantación de jóvenes en el rural gallego.