Hortaliza, fruta y mejillón eco para 14 comedores escolares de toda Galicia

Cremas de calabaza y de calabacín ecológicos para abrir el menú y manzana o kiwi bio para cerrarlo. El Craega llevó producto con sello a 14 centros escolares de toda Galicia -1.919 comensales- en el marco de la campaña Come Local. Promovida por Slow Food Compostela (SFC) con el amparo de la Axencia Galega da Calidade Alimentaria (Agacal), la iniciativa arrancó el 16 de octubre coincidiendo con el Día Mundial de la Alimentación y se está llevando a cabo durante el primer trimestre del curso.

La acción hizo especial hincapié en Santiago y comarca. Con 1.400 usuarios, a la Red Municipal de Comedores Escolares del Ayuntamiento de Ames se destinaron 100 kilos de calabacín certificado. Los equipos de cocina -centralizados en Milladoiro y Ortoño- se encargaron de preparar un nutritivo puré para los siete centros que integran el servicio. En la capital gallega, fueron los pequeños de las escuelas infantiles municipales los que tuvieron ocasión de degustar producto ecológico. Para los 180 niños de Conxo, Fontiñas y Meixonfrío, hubo una apetitosa crema en la que se emplearon 10 kilos de calabaza bio. Y en las meriendas, entre los tres centros se repartieron tres kilos de kiwi y otros tantos de manzana con sello.

A los 80 comensales del CEIP Xacinco Amigo Lera de Portomouro (Val do Dubra) les tocó probar mejillón bio en diferentes versiones: al vapor, con vinagreta de granada, en croquetas, y gratinados con bechamel y queso de la DOP Arzúa-Ulloa.

CHARLAS EN VÍDEO. En el marco de la campaña de SFC, el comedor del CEIP Os Muíños (Muxía) incluyó siete kilos de pollo certificado acompañado de ensalada. De postre, los 127 comensales tuvieron una de las frutas de otoño por antonomasia: la manzana. El mismo producto puso también el cierre al almuerzo ecológico de la Eleven School – Montessori British Education Vigo. Asimismo, los 114 usuarios de la escuela de la ciudad olívica tomaron crema de calabaza.

Ya por último, a Come Local también se sumó la Escuela Infantil Municipal O Bítere, de Barreiros (Lugo). Además de hortalizas y frutas de temporada, el menú incorporó yogures ecológicos.

A mayores de las degustaciones, SFC tenía previsto complementar la acción con una charla por vídeo para explicar a los niños por qué es importante consumir producto local y cómo identificar los diferentes sellos de calidad.