El FiBL lanza un nuevo informe con los conceptos clave y los principios básicos de la producción ecológica

El Instituto de Investigación de Agricultura Orgánica (FiBL) presenta Organic farming. Basic principles and Good practices, un dosier en el que explica los nuevos conceptos básicos de la producción ecológica y muestra como se aplican en la práctica. Se trata de una valiosa fuente de información para agricultores interesados en la conversión a la agricultura ecológica, que también sirve para otras partes interesadas en hacer que la producción de alimentos en Europa sea más sostenible.
Cabe destacar que en los últimos 20 años el mercado ecológico creció a nivel mundial con tasas anuales de uno la dos dígitos. Una prueba es que el mercado europeo creció casi un 8 % en 2018, superando los 40 billones de euros de facturación. De hecho, según este estudio, el sector ecológico europeo tiene un gran potencial para seguir creciendo.

PRINCIPIOS BÁSICOS
La agricultura ecológica se esfuerza en lograr una alimentación saludable que ahorre recursos, respete el medio ambiente y los animales y sea social y justa. Por eso, el agricultor ecológico busca utilizar principios y procesos naturales para lograr rendimientos excelentes mientras protege el medio ambiente.

CUIDADO DEL SUELO, CLAVE
La agricultura ecológica se presenta como una solución para que muchos países europeos revitalicen las tierras agrícolas con prácticas sostenibles y logren mejores rendimientos y precios. Lo que no se concibe sin un suelo y bien nutrido. Se consigue mediante procesos biológicos, libres de fertilizantes químicos o sintetizados, de calidad y con impactos mínimos en la flora, la fauna y atmósfera.
La rotación de cultivos persigue, además, objetivos a corto plazo para mantener la productividad y la salud del suelo. Por ejemplo, las semillas o mezclas leguminosas puras en cultivos principales o de siembra pueden proporcionar grandes cantidades de nitrógeno para cultivos posteriores. Esto es esencial, no solo para el crecimiento de las plantas, sino también para los organismos del suelo y, por lo tanto, para su actividad biológica en general.

CERTIFICACIONES Y REGULACIONES
La producción ecológica está regulada legalmente con certificados de garantía que definen los requisitos mínimos legales para la calificación y alimentos ecológicos. Todas estas regulaciones (estatales o personales) protegen los conceptos “bio” y “eco” en todos los lenguajes posibles.

Información extraída de BioEcoActual.